#Cuba Mártires del Corynthia: Ni la sangre ni la muerte borra su ejemplo #TenemosMemoria

Tomado de Giron.cu

Finaliza mayo de 1957 y entre los montes de la Sierra Cristal avanzan revolucionarios que, bajo las banderas del Partido Auténtico, buscan contribuir al movimiento liderado por Fidel Castro en la Sierra Maestra. Comandados por Calixto Sánchez Whyte, el grupo que durante 6 meses recibió entrenamiento en Santo Domingo, busca abrir un nuevo Frente guerrillero.

Llegaron a la zona oriental a bordo de un yate nombrado Corynthia, de unos cien pies de eslora y 12 de manga, afrontando dificultades en su travesía desde el mismo momento en que zarparon de Miami en la noche del 19. Serios fallos técnicos, y el estado del motor se sumaron a las penalidades de una navegación con mal tiempo.

Luego vino el desembarco el 23 en Los Coquitos, en la costa norte del cayo Saetía, Nicaro; el paso en bote del canal de Boca de Carenerito; la marcha hacia el sur para tratar de alcanzar las estribaciones de la Sierra Cristal, todo esto sin la ayuda de un guía. Pero su amor por Cuba los impulsa a buscar la libertad de su gente.

No se imaginaron estos 27 jóvenes que la expedición no es un secreto para los servicios de inteligencia de Batista, ni que son perseguidos por tropas del Regimiento de Holguín, al mando del connotado asesino Fermín Cowley con la orden de Batista de exterminarlos.

Ellos continúan su camino entre el cansancio, la fatiga y los pies llagados, mientras el cerco se va cerrando a su alrededor para caer con toda su fuerza en la mañana del 28, en las cercanías de un lugar conocido como Monte Santo.

La diferencia existente de 30 soldados por cada expedicionario hace a estos últimos rendirse al creer que todo está perdido y entonces la soldadesca batistiana mancha sus uniformes de sangre una vez más bajo una orden tajante: Rendidos no, muertos.

En un pequeño naranjal a orillas del arroyo La Marea una descarga de fusilería seguida de ráfagas de subametralladoras corta la vida de 16 de losexpedicionarios del Corynthia. Por cosas del destino ese mismo día, unas pocas horas antes, el Ejército Rebelde puso en libertad a 16 soldados del régimen, hechos prisioneros tras la rendición del cuartel de El Uvero.

expedicionarios-corynthia-asesinados-300x160.jpg

La dictadura trató con este crimen de guerra apagar el fuego revolucionario, pero no lo consiguió. Menos de dos años después Cuba se alzaba libre, como deseaban los caídos del Corynthia cuya muerte no fue en vano.

Ni la sangre o la muerte pueden opacar el brillo de la libertad, como tampoco pueden evitar que un pueblo agradecido rinda  eterno tributo de recordación y homenaje a sus mártires.

Estos son los mártires caídos del Corynthia:

Calixto Sánchez White.
Joaquín Ferrer de Blanck.
Gustavo Ferrer de Blanck.
Hubert de Blanck Ortega.
Cleto Collado del Cueto.
Luis Vázquez López.
Ernesto Ceballos Baeza.
Pedro Pablo González Mir.
Roberto Martínez Reverón.
Juan Fornes Pina.
Sergio Sierra Cabrera.
Saúl Delgado Duarte.
Humberto Vinat Agüero.
Jorge Prieto Ibarra.
José Alberto Félix Suezcun Gutiérrez
Jesús Miguel Iglesias.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s