San Miguel de los Baños: El paraíso olvidado de #Cuba (+ Fotos)

Cuenta la leyenda que allá por la época de las plantaciones, un esclavo de nombre Miguel quedó a su suerte en tierras de nadie para padecer de las dolorosas llagas que lo aquejaban.

El enfermo, decidido a vivir, hizo su hogar en una cueva cercana, alimentándose de lo que podía encontrar y tomando agua de los numerosos manantiales existentes, donde también se bañaba.

Poco a poco sus llagas fueron cicatrizando, y su salud mejoró notablemente, permitiéndole incluso regresar con su amo y dar cuenta de su hallazgo que posteriormente sería llamado San Miguel de los Baños.

EL ABRIL DE LAS LEYENDAS

El milagro de Miguel se esparció rápidamente entre los dueños de las dotaciones vecinas, y fue confirmado en 1868, mediante varios exámenes que demostraron que las aguas, de composición magnésico-cálcica, con ácido metasilícico, sílice y azufre en estado coloidal, resultaban ideales para los tratamientos gastrointestinales y dermatológicos.

“A partir de ese momento fueron muchas las personas que acudían a buscar un poco de agua tanto para beber como para lavarse. Poetas, arquitectos, artistas y hasta la familia del millonario Henry Ford, visitaron la zona. Otros, buscando un tratamiento permanente, establecieron su hogar en las inmediaciones. Una de estas sería el abogado Manuel Abril Ochoa”, comenta Leonel Pérez Orozco, conservador de la ciudad de Matanzas.

foto 3.jpg

“El doctor Abril, como le conocían, había encontrado alivio entre los manantiales y viendo potencial en las propiedades terapéuticas de las aguas y las condiciones del clima, emprendió la construcción de un estación termal”, explica la doctora Olga Lidia Sosa Rodríguez, directora del proyecto Libélula o San Miguel de los Baños..

“La construcción, iniciada en 1929, se realizó en tiempo récord, con un estilo ecléctico semejante al casino de Montecarlo y al palacio de Sans Succi, en Alemania, ambos muy conocido en la época. Surge así el Gran Hotel Balneario como una joya arquitectónica dentro del valle de Guamacaro y la única estación termal hidromineral y climaterapéutica del continente y, por las próximas tres décadas, la ciudad balneario más popular de Cuba.”, continúa la doctora.

“La edificación principal contenía en sus tres plantas un salón principal y recepción, restaurante, bar-cafetería, numerosas habitaciones, cocina, almacén de víveres, cámara fría, consultorio médico, laboratorio y otros locales de servicios. Tampoco faltaban las cámaras de baños para aquellos que no desearan hospedarse, amplios jardines exteriores, de estilo francés, para acoger al público y un gran salón de baile adornado con vitrales”, describe Alberto Cabrera Cabrera, presidente del Consejo Popular.

foto 4.jpg

Estas condiciones, junto al abasto de agua proveniente de varios manantiales, permitieron que tras su inauguración en 1935 el lugar se estableciera como la villa de descanso preferida de la burguesía habanera y de varias personalidades.

“A su ambiente campestre se sumó la construcción de numerosas quintas de maderas y la urbanización del pueblo, el primero de Matanzas en contar con alcantarillado, acueductos, gasolinera, e incluso un pequeño aeropuerto donde aterrizaban avionetas. También se construyeron otros hoteles hasta llegar a ser 25, algunos tan reconocidos como el San Miguel, el Villaverde ya desaparecido y el Cuba, además de fomentar las casas de huésped con estilos victorianos que sumaban leyendas como la de la casa de Blanca Nieves y los siete enanitos y el Cristo Milagroso de la Loma de Jacán”, comenta Sosa Rodríguez.

De esta manera, y junto a la comercialización de sus aguas, el lugar alcanzó fama mundial, recibiendo como promedio casi 300 turistas semanales de todos los lugares del planeta.

UNA NUEVA ETAPA

El triunfo de la Revolución en 1959 trajo cambios en la gestión del lugar, cedido voluntariamente por el doctor Abril para el disfrute del pueblo.

“Era un espacio agradable para compartir y festejar, disfrutar de un buen momento en un espacio natural de gran belleza. Fotos de quince y de bodas se tomaron aquí en esa época y todavía su imagen se usa a  través de técnicas de montaje digital”, asegura Cabrera Cabrera.

Sin embargo, para Olga Lidia, en esta nueva etapa las aguas no eran las protagonistas.

“Su función ante las necesidades urgentes era principalmente hotelera, limitando la cultura de bienestar y calidad de vida. Por este motivo y aunque el balneario siguió prestando servicios como hotel y casa de descanso, poco a poco se fue deteriorando debido a la falta de mantenimiento y recursos, hasta cerrar sus puertas en el Periodo Especial”.

Serían necesarios 26 años para que en el 2016 sus aguas volvieran a ser objetivo principal tras la decisión de entregar a la Dirección Provincial de Salud Pública de Matanzas el complejo.

foto 1 nueva cortesia.jpg

“Lo recibimos con un notorio deterioro estructural. Por un lado había sido víctima del vandalismo y saqueo de sus mármoles, bañeras, y recubrimientos de cuarzo blanco. Por otro, la zona de los manantiales, ubicada en la parte posterior de la edificación, tenía obstrucción total de los sistemas de drenajes, ruptura y desprendimiento de las paredes de la cañada, así como condiciones insalubres en los sitios de alumbramiento de las aguas. Su estructura techada mostraba exposición del hormigón y peligro de desprendimiento de los adornos de las paredes, y existía un enyerbamiento generalizado”, explica Sosa Rodríguez.

EL VUELO DE LA LIBÉLULA

A pesar de su abandono, San Miguel poseía y posee, condiciones para ser patrimonio de Cuba y de la Humanidad desde las tradiciones y la confluencia de cultura, historia y religión presente en sus tierras.

Sus aguas mineromedicinales únicas en su tipo en Cuba, los paisajes naturales y las zonas de conservación de la biodiversidad junto a sus valores arquitectónicos presentes en el Gran Hotel del Balneario, la Iglesia, la avenida Abril, y la Ermita del Cristo de Jacán, son solo algunos de los valores tangibles del que fue llamado Paraíso de Cuba.

foto 2.jpg

Por su parte, los intangibles incluyen asentamientos precolombinos, luchas mambisas, donde destaca la Batalla de Coliseo, y una notoria tradición religiosa, tanto cristiana como afrocubana.

Estos elementos hacen del sitio un terreno con enorme potencial según las tendencias mundiales hacia el turismo ecológico de salud en bienestar y calidad de vida; además de constituir un erario en arquitectura de madera.

Para proteger esta riqueza, una de las primeras medidas de la dirección provincial consistió en la creación de un proyecto que bajo el nombre de Libélula desarrolla una estrategia integral para aprovechar el recurso natural en bruto existente como un servicio comercial de salud con otra mirada al estado emocional y físico del hombre.

“Sin dinero y con voluntad se han logrado algunas cosas. Los bebederos del Tigre y la Salud se cambiaron a mármol, se  chapearon los jardines y se expusieron las piedras. Además se restauraron las jardineras y se sembró el platanillo rojo del arboleado original y se comenzó a utilizar el agua como tratamiento alternativo”.

“También y con la ayuda de voluntarios se limpió la cañada  del río Biajaca, que causaba el hundimiento del jardín, el cual se limpió en su totalidad. También pintamos y destupimos todo lo que pudimos”, comenta Sosa Rodríguez.

“Durante las acciones se observó un movimiento de apoyo por parte de la población, que empieza a ver los cambios y a creer en ellos. Esto, junto a las ferias de salud y consultas que se realizan para incluir a la comunidad en este proceso de restauración, son pasos necesarios. Sin embargo resulta vital una mayor participación popular y un desarrollo del sentido de pertenencia” comenta Cabrera Cabrera.

Para los habitantes de este lugar donde radica la mayor concentración de artesanos contra población, la existencia de un balneario con un ambiente emocionalmente adecuado donde se pueda disfrutar de la Cuba profunda y del turismo piel a piel con el cubano, representa una oportunidad única, pero también un compromiso.

“La restauración del balneario constituye un proyecto de desarrollo local, que va más allá de las edificaciones y del financiamiento. La recuperación pasa por el pueblo y las autoridades que deben asegurar la salud ambiental de la zona y principalmente de los anillos de conservación, porque si se contamina el acuífero no hay nada que hacer en San Miguel”, asegura Sosa Rodríguez.

Esto resulta la contribución más necesaria de su pueblo y visitantes, así como la mayor expresión de arraigo a la historia para ser capaces de preservar recurso y patrimonio, y volver a disfrutar del agua sanadora del olvidado Paraíso de Cuba que hoy lucha por renacer. (Fotos: Cortesía del grupo San Miguel de los Baños y Ramón Pacheco Salazar)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s