#Matanzas el adiós a la Cueva del Tiburón (+ Fotos)

El adiós a la Cueva del Tiburón

Tomado de Giron.cu Durante 50 años viviendo a orillas del mar Lilia nunca había experimentado algo semejante. Su patio queda arriba de una caverna marina conocida por los matanceros como Cueva del Tiburón, de la cual desapareció una parte por las arremetidas del mar.

Lo que más siente Lilia es lo poco que duró la cerca nueva de su muro. Ahora todo permanece bajo los grandes pedruzcos de la cueva. Pero con la fractura del sistema cavernario puede decirse que a muchos matanceros también se le fracturó algo adentro.

La Cueva del Tiburón era un lugar especial en la barriada La Playa. Se trataba de una playita casi legendaria oculta bajo las piedras. Poseía un sistema cavernario al cual se llegaba por debajo del agua. Allí acudían muchas parejas, y los fiñes curiosos con el reloj biológico acercándolos a la pubertad iban a curiosar para descubrir qué hacían un hombre y una mujer en la intimidad.

También marcaba la mayoría de edad de quienes disfrutaban lanzarse desde lo alto hacia el mar con saltos estilizados como “el muerto”, “el vuelo del cisne”, “el doble mortal”.

Cuenta la leyenda que la cueva debe su nombre a un gran tiburón que fue a morir a sus orillas, cierto o no, desde siemrpe se le conoció con ese nombre.

A ella se accedía por un sendero costero, luego había que arrojarse al mar que para muchos es el punto más alto de la zona; también se podía descender por los dientes de perro con gran esfuerzo. Con Irma el acceso por tierra quedó trunco, ahora solo queda la entrada por el patio de la casa de Lilia. La vieja escalera de cemento que comunica con el sitio resistió la arremetida de Irma.

Cuando se visita el lugar tal parece que las grandes piedras que se desprendieron siempre estuvieron allí, porque el limo ya se apoderó de ellas.

DSCN4808.JPG

Por aquí se accedía a la cueva, pero el trayecto quedó trunco tras el desplome de parte de ella

Rocas que se desprendieron de la cueva y ya muestran el limo

DSCN4874.JPG

Todavía se puede disfrutar de la playa, aunque lo difícil es el acceso

DSCN4877.JPG

DSCN4881.JPG

DSCN4890.JPG

Túnel construido por el hombre que comunica algunas partes ineriores de la cueva

DSCN4892.JPG

El muro de la casa de Lilia quedó sepultado bajo las rocas

DSCN4893.JPG

La cueva quedó transformada totalmente, poco queda de lo que fue

DSCN4903.JPG

Otra vista del desplome

DSCN4885.JPG

Aun así, todavía se puede disfrutar del encanto de la Cueva del Tiburón

DSCN4887.JPG

El Mambo y su impronta regresan a #Matanzas en Coloquio Internacional (+Fotos y Video)

El Mambo y su impronta regresan a Matanzas en Coloquio Internacional

 

La multiplicidad de la creación musical de Dámaso Pérez Prado (Matanzas, (11 diciembre 1917- México, 14 septiembre de 1989) será uno de los principales aportes del Coloquio Internacional dedicado al centenario de su nacimiento, que se iniciará el próximo viernes en esta ciudad y al que han confirmado su presencia musicólogos, estudiosos y amigos del afamado intelectual cubano.

Coloquio Pérez Prado

El programa de la cita contempla además del evento teórico, el estreno absoluto de la obra: “Yo soy el rey del Mambo”, texto del dramaturgo Ulises Rodríguez Febles, bajo la dirección de puesta en escena de la actriz y productora mexicana Dana Stella Aguilar, fundadora de la compañía Conjuro Teatro que ofrecerá tres funciones en la sala Papalote, para luego continuar su gira por la nación.

“Yo soy el rey del Mambo”, comenta Rodríguez Febles, es un musical donde se combina la danza, la música en vivo que nos trae Atenas Bras Ensemble y en la que mostramos facetas de la polémica vida de Pérez Prado.

“En términos dramatúrgicos la inscribiría como un mambo drama, ya que los críticos describen el Mambo como un ritmo estrafalario, neurótico; sin principio ni fin y ese desorden, ese caos estructural; es algo que vamos a ver en la puesta en escena”.

¿Entonces veremos escenas evidentemente… experimentales?

Sí, pero estarán en perfecta mixtura música y actuación. Son escenas que mucho podrían tener del musical de Broadway y en la que sugerimos cómo se imbrican la música cubana la mexicana y la norteamericana, en el caso específico del jazz; y esa interacción, por decirlo de alguna manera, es el resultado definitivo de lo que es la música de Pérez Prado.

¿De alguna forma consideras que este coloquio, esta puesta en escena, este deseo de redescubrir a Pérez Prado se hizo necesidad luego de conocer de su vida?

Indudablemente. Nosotros los matanceros teníamos la responsabilidad histórica de regresar a Pérez Prado a Matanzas y desde diversos puntos de vista. Uno de ellos es a través de esta obra que es un homenaje también a Matanzas, esta ciudad que se obvia en la biografía de Pérez Prado y sin embargo aportó no solo a la enseñanza que recibió aquí de maestros como Rafael Somavilla, de María Angulo; sino por ser también una plaza importante del Danzón y la Rumba y de ese espíritu musical que recorre las calles de nuestra ciudad.

En este contexto, se aguarda por la visita de Iván Restrepo, amigo de Dámaso, quien ofrecerá una conferencia sobre la amistad que les unió y donará diversos materiales audiovisuales, entre ellos casi un centenar de películas en las que hace aparición el músico que engrosarán del fondo Pérez Prado que atesorará la Casa de la Memoria Escénica.

Igualmente, ya han confirmado su presencia en este coloquio dedicado al promotor del Mambo: Sergio Santana, colombiano autor de un profundo libro sobre el músico matancero; así como los investigadores cubanos Vivian Martínez, Radamés Giró, Rosa Marquetti, Juan Francisco González, Rafael Lam, Polo Gaytán y Pavel Granados.

Como es de esperar, la polémica sobre si adjudicar la autoría del Mambo como género musical a Pérez Prado, será puesta sobre el tapete con el estreno de los documentales de las realizadoras Gloria Torres y Ana Valdés Portillo.

 

Che

Lo cierto es que la impronta del género musical y esto como simple curiosidad histórica, motivó a personalidades como la del Che Guevara y su amigo Alberto Granados a bautizar como Mambo Tango la balsa con la que navegaron por el Amazonas, durante junio de 1952.

También, entre las creaciones de Pérez Prado; la muy poco conocida Suite Exótica de las Américas, fue una de las preferidas por el Guerrillero Heroico, hasta el punto de que sea el primer movimiento de la obra el que se utiliza para recordarle. (José M. Solís/Radio Rebelde)