Abrirán prestaciones de salud mental en municipios de Matanzas.

Abrirán nuevas prestaciones de salud mental en municipios de Matanzas

Ocho nuevos departamentos destinados al cuidado de la salud mental abrirán sus puertas próximamente en los municipios matanceros que hasta hoy carecen de este servicio.

Actualmente solo Cárdenas, Jagüey Grande, Jovellanos, Colón y la cabecera provincial cuentan con la mencionada asistencia.

Las  prestaciones estarán sustentadas por equipos multidisciplinarios con estructuras independientes para garantizar la recuperación, promoción y prevención de enfermedades mentales.

En la medida en que estas unidades médicas se fortalezcan ofrecerán tratamientos especializados, atención ambulatoria, servicios de rehabilitación psicosocial, terapias grupales e implementarán el empleo de la medicina  natural y tradicional.

De igual forma desarrollarán entrenamientos a líderes formales y no formales del barrio y desplegarán programas en espacios de la comunidad dirigidos a colectivos  vulnerables, población en riesgo y personas supuestamente sanas.

Al decir de la doctora Doris de la Caridad Herrera, jefa de la sección del adulto mayor, salud mental y asistencia social en la Dirección provincial de Salud Pública en Matanzas, las nuevas aperturas ayudarán a elevar la calidad de vida de los matanceros.  (Dunia Bermúdez Sañudo/Radio 26)

Anuncios

Conflictos, migración y clima elevan trabajo infantil en agricultura.

Conflictos, migración y clima elevan trabajo infantil en agricultura

Conflictos, migración forzada y desastres provocados por el clima elevaron en los últimos años las labores de niños en la agricultura, advirtió hoy la FAO en el Día Mundial contra el Trabajo Infantil.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura alertó que esa tendencia ‘amenaza el bienestar de millones de niños’ y además ‘socava los esfuerzos para acabar con el hambre y la pobreza en el mundo’.

Tras una década de descenso, el número de menores que trabajan en la agricultura pasó de 98 millones en el 2012 a 108 millones hoy, obligados a labores por un sustento y el apoyo familias, apuntó la FAO en un comunicado difundido aquí.

A menudo, señaló, los infantes están expuestos a múltiples amenazas por el uso de plaguicidas, condiciones inadecuadas de saneamiento, temperaturas elevadas y fatigas ante trabajos físicos durante largo tiempo que superan sus capacidades.

Mencionó, además, que los esfuerzos para cambiar ese orden de cosas enfrentan retos persistentes debido a la pobreza rural, la concentración de ese tipo de labor en la economía informal, junto al trabajo familiar no remunerado.

El trabajo infantil en la agricultura es un problema mundial, denunció el organismo especializado de ONU, y sostuvo que ello ‘perjudica a los niños, daña al sector agrícola y perpetua la pobreza rural’.

Argumentó que cuando los infantes están obligados a trabajar muchas horas, sus opciones de asistir a la escuela y desarrollar habilidades se ven limitadas e interfiere sus capacidad de acceder a oportunidades de empleo decentes y productivos en un futuro.

La FAO insistió en la importancia de abordar este tema en las políticas agrícolas nacionales y a nivel familiar, de lo contrario ‘se agravará aún más la pobreza y el hambre en las zonas rurales’.

Necesitamos, reclamó, ‘romper ese círculo vicioso si queremos avanzar hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible, tal como establece la agenda de ONU para el 2010. ‘El Hambre cero no es posible sin trabajo infantil cero’, sentenció.  (Prensa Latina)

La extraordinaria sencillez del Ministro de Industrias.

Basta conversar con personas que tuvieron el privilegio de compartir con él durante la lucha guerrillera, las misiones internacionalistas o recorrieron los lugares que él frecuentó como Presidente del Banco o Ministro de Industrias para que afloren nuevas vivencias de uno de los seres humanos más cabales que ha parido la historia.

Como Ministro de Industrias, el Che no aceptaba excusas para la mala calidad de las producciones.Como Ministro de Industrias, el Che no aceptaba excusas para la mala calidad de las producciones. Foto: Archivo

CAMAJUANÍ, Villa Clara.–Muchas anécdotas se han escrito o contado acerca del Che, que  reflejan los valores de un hombre excepcional, quien siempre predicó con el ejemplo y las muchas virtudes de que era portador.

Sin embargo, basta conversar con personas que tuvieron el privilegio de compartir con él durante la lucha guerrillera, las misiones internacionalistas o recorrieron los lugares que él frecuentó como Presidente del Banco o Ministro de Industrias, para que afloren nuevas vivencias de uno de los seres humanos más cabales que ha parido la historia.

En la fábrica de torcido Eliope Paz, de Camajuaní, aún están frescas las huellas del paso de Ernesto Guevara por ese sitio, a pesar de haber transcurrido más de 50 años de aquel memorable encuentro, y que muchos de sus protagonistas ya estén fallecidos o jubilados.

Francisco Aguilera Díaz, director de la unidad, señala que allí, desde las personas de mayor edad hasta las más jóvenes, conocen al dedillo los sucesos de la jornada, que permanecen guardados en la memoria como algo muy de ellos, que nadie puede quitarles, porque es su patrimonio.

Refiere que aquella mañana del 18 de julio de 1961, bien temprano se aparecieron en la fábrica el Che, en su condición de ministro de Industrias, y el Comandante Juan Almeida, jefe del Ejército Rebelde y presidente de la Junta de Coordinación, Ejecución e Inspección (Jucei) en Las Villas, quienes realizaban uno de sus frecuentes recorridos por varios establecimientos de la provincia.

Al llegar al lugar, el Che se para en la puerta de la fábrica y dos mujeres que estaban de guardia le detuvieron el paso. Una de ellas era María Eugenia López Roque, despalilladora. Entonces el Ministro se presentó de manera correcta y solicitó autorización para entrar, expone Aguilera, quien añade que según cuentan los trabajadores más viejos, Almeida se reía y decía: «oigan, este es el Comandante Che Guevara, déjenlo pasar».

Una vez dentro de la instalación, el torcedor Antonio Acosta dio la bienvenida a la comitiva, ante cuya presencia comenzaron a hacer sonar las chavetas en las tablas de rolar tabaco, y a gritar «cuchillo, cuchara, que viva el Che Guevara», recapitula el directivo.

Dicen que el héroe hizo un gesto con las manos e invitó a que dejaran de tocar y dar vivas al Che Guevara para que pudieran continuar haciendo tabacos, que era lo más productivo, a lo cual siguió un recorrido por varias de las mesas y talleres donde se realizaba el torcido, explica Aguilera Díaz.

Merlin Padrón Padrón, una trabajadora con casi 30 años en la fábrica, cuenta otras anécdotas escuchadas por ella sobre la presencia del líder guerrillero en su entidad.

En el transcurso de la visita saludó, entre otros, a Felipe Gómez Gutiérrez, conocido por Pipe, y a Aniceto Borrell, además de otros trabajadores, interesándose por la calidad de la comida, la superación técnica, el salario percibido y otros detalles de la vida interna allí, recuerda Merlin.

«Para mí lo más admirable de esa visita resultó el gesto del Che cuando el administrador le trajo una caja de tabacos para obsequiársela, y él preguntó si aquello era suyo como para estar regalándolo», narra Merlin, quien cuenta cómo el hombre no acertó a dar respuesta alguna y solo atinó a tomar su maletín y perderse del lugar.

Al respecto, Aguilera Díaz señala que si bien no aceptó aquella prebenda del director de la unidad, sí fue capaz de tomar un tabaco de rabito que le cedió el tabaquero Francisco González Hernández.

«Cuando el Comandante se acercó a su mesa de trabajo y lo saludó, vio que tenía algunos tabaquitos finos de rabito para la fuma diaria, el obrero le brindó uno, que el Che tomó; al tratar de encenderlo no pudo, porque el fósforo no prendió, y ante ese percance soltó tremenda carcajada», refleja el Director de la Eliope Paz.

Al despedirse, el Che declaró a los trabajadores que no era necesario estar contentos con su presencia, pues lo importante para ellos era sentirse satisfechos y darlo todo por la Revolución. Aquella visita fue una prueba de sencillez extraordinaria y una lección para todos, refiere Francisco Aguilera.

CHE, DEFENSOR DE LA CALIDAD

Las páginas del periódico Vanguardia de agosto de 1963 recogen otros testimonios que evidencian el nivel de exigencia del Ministro de Industrias hacia sus subordinados, en aras de garantizar la máxima calidad de las producciones.

Así fue, por ejemplo, en la fábrica de calzado Ignacio Rolando Abreu (Dinamo), radicada en Alemán entre Nazareno y San Miguel, en Santa Clara, entidad que había sido concebida para eliminar las pequeñas talabarterías que existían en el territorio, además de garantizar fuentes de empleo y el calzado a los movilizados en las diferentes tareas de la Revolución.

Durante una de sus visitas a la referida tenería santaclareña, el Comandante Guevara dejó otra lección. José Vargas, el administrador, dio una explicación pormenorizada del trabajo voluntario, y al tratar de encender un cigarro, el fósforo también falló.

Al ver el detalle, el Che aprovechó para apuntar: «Ya ustedes ven lo que digo, la cuestión de la calidad es un problema colectivo. Ese es un ejemplo de mala calidad. Si ustedes no fabrican buenas pieles, luego los zapatos se rompen; no sirven. Y el que compra los zapatos se cree con el derecho también de ponerse bravo».

Así era el Ministro de Industrias, un ejemplo de cuadro preocupado por promover la calidad y el control económico en todas las instalaciones bajo su responsabilidad.

Tomado de Granma.

Brota más la solidaridad que la lava.

Guatemala

ESCUINTLA, Guatemala.–En unas 15 colchonetas, regadas al azar, duermen varias familias de la aldea El Rodeo que hoy intentan borrar de sus vidas la tragedia provocada por el Volcán de Fuego, a una semana de su más potente erupción desde 1974.

Estamos en uno de los cubículos de la Escuela Oficial Urbana Mixta Tipo Federación, José Martí, convertida en albergue para atender a más de 900 personas afectadas por la catástrofe en el departamento sureño de Escuintla, uno de los más golpeados por la furia del coloso.

Repleto de personas y de bultos de ropas por doquier, varios niños retozan cuando un grupo de doctoras cubanas irrumpe en el pequeño espacio preguntando quién necesita ayuda sanitaria.

Su presencia allí no comenzó con la emergencia. Forman parte de los 26 trabajadores de la salud de la brigada de la Mayor de las Antillas que desde hace años conviven con los pobladores de la zona, por lo que conocen bien sus costumbres y necesidades.

Nada más divulgarse el elevado número de damnificados del fatal domingo 3 de junio, acudieron de inmediato a ofrecer sus servicios voluntariamente y sin dejar de cumplir con la jornada de trabajo diario en el hospital de Escuintla y el área de salud.

¿Se siente bien, señora?, pregunta la doctora Lizette Alfonso García a una Doña que minutos antes de entrar tuvo un ligero desmayo. Es diabética e hipertensa, por lo que revisa los medicamentos que siempre toma, ajusta la dosis, le da palmaditas en la espalda, la consuela.

Una madre pide que miren a sus hijos, pues toda la noche uno tuvo diarrea y el otro, tos. La médico y cirujana Evelyn Cabeza Machado advierte entonces que pertenecen a una misma familia y casi todos presentan los síntomas, por lo que deben tomar medidas de inmediato.

Mientras tanto, sus compañeras Niovis Duvergel Margendié (patóloga) y Dina Lafargué Mayoz (epidemióloga) realizan un censo de las enfermedades agudas en el lugar con ayuda de un listado primario de personas evacuadas por voluntarios de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres y Bomberos Municipales.

Relmar Quintana Martínez, coordinador del grupo de Escuintla, asegura que el hacinamiento, la poca ventilación y disponibilidad de servicios sanitarios generan la aparición temprana de infecciones respiratorias y digestivas, cuyas primeras manifestaciones comienzan a observarse.

De ahí que un dúo cubra turnos de 12 horas y después se incorpora a sus tareas diarias en la comunidad, precisa el doctor Quintana.

Las donaciones de medicamentos llegan, pero estos no están clasificados, de ahí que los internistas Alberto Infante Pedreira y Jorge Beltrán Franqui, junto al entomólogo Wilfredo Espinosa Jorrín, asumen la tarea sin dejar de consultar a quienes se les acercan.

En la iglesia Canahan, sector industria, el Coordinador Nacional de la BMC, Yuri Batista, está junto a otros cinco colaboradores evaluando la situación epidemiológica del lugar, y los acompaña permanentemente el embajador cubano en Guatemala, Carlos de Céspedes Piedra.

Tomado de Granma.

Gobierno de Nicaragua reitera compromiso de paz con la nación.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, reiteró  el compromiso del Gobierno con la paz y el derecho de los ciudadanos, en el marco de los hechos violentos que se han registrado en la nación.

Murillo se solidarizó con los familiares que han perdido a sus seres queridos, en referencia a los dos suboficiales que perdieron la vida durante la mañana de este lunes al ser atacados.

“A todos ellos nuestro abrazo solidario y en el caso de los policías que perdieron la vida, un abrazo solidario a sus familias y el compromiso de nuestro pueblo nicaragüenses, de la familia nicaragüense, a quienes, la policía nacional protege”, expresó la funcionaria nicaragüense.

Este lunes fue atacada una comisaría en la región autónoma de la Costa Caribe Norte, donde fueron asesinados dos agentes policiales y otros resultaron lesionados.

La nación centroamericana se ha visto afectada por una ola de violencia desde hace casi dos meses, por grupos de delincuentes vinculadas a grupos de la oposición que han atacado instituciones estatales con armas de fuego, morteros y bombas molotov, en busca de desestabilizar el país.

“Solidaridad con las familias que ven limitada su movilidad, que no pueden trabajar, que no pueden desplazarse con los niños, niñas, con los jóvenes que no pueden ir todos los días a la escuela, o quienes no pueden llegar a los centros de salud, solidaridad y compromiso”, manifestó la vicepresidenta.

(Tomado de TeleSur)