¿Cómo se concibió el sitio eterno de #FidelCastro ?

Una roca extraída de un sitio próximo a la Gran Piedra, lugar del oriente del país que pertenece a la Sierra Maestra, tan raigalmente vinculada a la vida revolucionaria de Fidel, contiene la urna de cedro que guarda sus cenizas.

Una roca extraída de un sitio próximo a la Gran Piedra, lugar del oriente del país que pertenece a la Sierra Maestra, tan raigalmente vinculada a la vida revolucionaria de Fidel, contiene la urna de cedro que guarda sus cenizas.

Con una compartimentación muy alta laboró durante diez años un reducido grupo de trabajo en el proyecto. El entonces Ministro de las FAR, General de Ejército Raúl Castro Ruz, le encomendó la tarea en 2006 al arquitecto Eduardo H. Lozada León, quien junto a su esposa, la también arquitecta Marcia Pérez Mirabal, concibió la concepción del recinto.

El Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque asesoró la labor y buscó soluciones como la del cercado perimetral, para lo cual propuso tener en cuenta la parte superior del monumento dedicado al Apóstol en Dos Ríos. Después de fallecer Almeida, el viceministro de las FAR, general de cuerpo de ejército Ramón Espinosa Martín, asumió la responsabilidad. Él guardaba en su memoria la existencia de la piedra y señaló el lugar donde se encontraba.

Durante tres años se trabajó en el perfeccionamiento de la roca granitoide, que posee un peso de entre 48 y 49 toneladas aproximadamente, y una altura cercana a los cuatro metros. Pulirla, perforar el espacio para la urna, revestir el interior y preparar la tarja de mármol verde y letras en bronce con el nombre de Fidel fue una delicada tarea.

De forma paralela, mientras integrantes de la Empresa de Construcciones Militares de Santiago de Cuba laboraban en el elemento principal, el Coronel (r) Mariano Lamber Matos, en función de inversionista, adelantó detalles como la creación de las columnas del cercado y el piso, construidos con mármol color crema de yacimientos existentes en Bayamo. Se hicieron 19 con este material, en representación de las columnas y el pelotón Las Marianas, del Ejército Rebelde. Las cadenas que atan estos elementos     denotan la unión de las acciones de las citadas fuerzas.

Las columnas están compuestas por tres elementos: la base, en alusión al grito de Libertad o Muerte de Carlos Manuel de Céspedes; el intermedio, que representa la labor de Martí para materializar la Guerra Necesaria; y toda la parte superior, que recuerda a la Revolución liderada por Fidel que continúa en ascenso. El símbolo que las corona glorifica la lucha victoriosa en las montañas. Lo rodean el laurel y el olivo de bronce con un apoyo y tres montañas.

A la entrada de la tumba de Fidel se levantan dos pedestales semejantes a otros que conforman el cercado del cementerio, en alusión a la acción cívica y el movimiento de la clandestinidad.

A ambos lados de la senda que conduce al monolito hay un pequeño espacio en el suelo, enchapado con pie- dras chinas pelonas, las cuales fueron recogidas de las desembocaduras de los ríos que corren por La Plata y el Uvero.

Cada detalle en este sitio  contiene un significado, incluso la vegetación: los helechos son propios de la Sierra y las posturas de café, ubicadas en las jardineras, contienen el uniforme verde olivo mientras su aroma recuerda el de las montañas.

Fuente: Revista Verde Olivo/febrero 2017.

Anuncios

Rinde Raúl homenaje a #Fidel en Santa Ifigenia

Raúl rinde honores a Fidel en Santa Ifigenia. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Raúl rinde honores a Fidel en Santa Ifigenia. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Amanece en el Cementerio Patrimonial de Santiago de Cuba. “Buenos días, Fidel”, diría el poeta. “Presenten armas”, ordena el alto oficial. El Himno rompe el sepulcral silencio y ahonda la solemnidad. Al cielo sube “la bandera más bella que existe”, apenas son las 7:00 de la mañana en la tierra donde reposa el Comandante en Jefe, el líder insurrecto y redentor.

Del edificio administrativo del camposanto, salen los jóvenes soldados, erguidos e impecables, por el sendero que abren las califas. Suena la Elegía a José Martí, canto de una banda que el alma se conmueve. Allí están los dirigentes de la Revolución, el General de Ejército Raúl Castro Ruz encabeza el pequeño grupo, que esta mañana rinde honores al estadista de la nación, a un año de su descanso definitivo en esta tierra cubana.

El relevo de la guardia de honor se hace a la vez en los monumentos a Fidel Castro, José Martí, Carlos Manuel de Céspedes y Mariana Grajales, ilustres cubanos, jamás vencidos.

Hasta la piedra, donde un año atrás llegara a esta misma hora la urna de cedro con las cenizas del Comandante, el pueblo lleva rosas blancas, la ofrenda la custodian un combatiente, una mujer, un obrero y una estudiante, rostros de una Isla dignificada.

La corneta toca las notas que otrora llamaron al combate, las palabras del Comandante en Jefe resuenan en Santa Ifigenia como aquel 1 de mayo de 2000 en la Plaza, el día que nos legó por siempre el concepto de Revolución para hacerlo ley de vida, en que en letras doradas está escrito muy cerca de él, “porque no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas”.

El Presidente cubano anda sobre sus pasos, lleva en un puño la rosa y el corazón. Raúl se cuadra frente al Jefe. Es el momento más íntimo de la ceremonia, trascurre frente al monolito que guarda toda la gloria del mundo. Después del hermano, pasan compañeros de la Sierra y el Llano, de la pelea y el porvenir.

De la Plaza Antonio Maceo han salido los peregrinos, más de 300 mil, vienen por la avenida Patria. Traen flores, consignas que gritan sentimientos, la nostalgia clavada en la mirada. Vienen a rendir honores al invicto, al guerrillero que traía el monte y el pueblo en la piel.

Raúl se dirige ahora al encuentro del Apóstol, un haz de luz ilumina la cámara funeraria, los presentes lo acompañan. Así sucede ante la tumba de Céspedes, padre del que somos deudores, y frente a Mariana, madre ceiba, madre Patria, se honra a la mujer, al misterio y la epopeya.

El cielo ya viste de amor encendido, los santiagueros se aproximan, Cuba camina en sus pies. El Comandante de Jefe los aguarda. Intactas han quedado las huellas en Santiago, las de Fidel en nosotros y las nuestras en él.

General de Ejército Raúl Castro Ruz encabeza el pequeño grupo, que esta mañana rinde honores al estadista de la nación. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Raúl rinde honores a Fidel en Santa Ifigenia. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Del edificio administrativo del camposanto, salen los jóvenes soldados, erguidos e impecables, por el sendero que abren las califas. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Los santiagueros peregrinan desde la plaza hasta Santa Ifigenia. Foto: Irene Pérez

En fotos, homenaje de Santiago de Cuba a Fidel:

En video, ceremonia en homenaje a Fidel Castro en Santa Ifigenia:

Un Salto por #Fidel (+Video). #Cuba #FidelPorSiempre

Copia FTO BANDERA Por: Razonesdecuba

Entre los miles de homenajes del pasado 25 de noviembre de 2017, el Comandante en Jefe recibió también el de los paracaidistas revolucionarios cubanos. A un año de su paso a la eternidad, fue realizado por segunda ocasión Un Salto por Fidel (#USxF). Este acto tiene, para todos nosotros, y para todos los que se conmueven ante Fidel y su historia, un extraordinario simbolismo.

“Un Salto por Fidel”

En #USxF, le rendimos especial tributo al Comandante en Jefe una representación de los paracaidistas agradecidos, de su familia, de su obra y de sus sueños, quienes gustosos cambiaríamos nuestra vida, por un segundo más en la vida de Fidel. Porque nuestras manos, nuestros ojos, nuestro sueño, nuestra vida, todo, todo lo cambiaríamos, por una sonrisa, por una simple sonrisa, en el rostro de Fidel. Porque si nuestro amor, nuestra felicidad y nuestra vida pueden construir un tiempo nuevo, queremos ese tiempo nuevo para pasarlo con Fidel.

“Un Salto por Fidel”

El concepto de esta nueva iniciativa surge gracias al permanente apoyo del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, a la Federación Cubana de Paracaidismo Deportivo (FCPD), al Club de Aviación de Cuba, del PCC y la UJC.

Se materializó por primera vez en la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI) el 29 de abril de 2016, cuando 26 paracaidistas celebramos  – por todo lo alto – el 90 cumpleaños de nuestro líder histórico. En esa ocasión, saltamos desde una aeronave tipo AN-26 que se desplazaba a 320 Km/h con respecto a tierra, abriendo la compuerta a 4Km de altura. Durante los 50 segundos de caída libre se realizó una formación de estrella, representando la de nuestra bandera, y la que con cariño admiramos en el rombo del grado del Comandante en Jefe. Posterior a la apertura del paracaídas a poco más de 1Km de altura, desplegamos las banderas de Cuba, de la UCI, de la FEU, de la UJC, del Club de Aviación de Cuba y las que llevan la imagen de nuestros queridos Fidel y Raúl. Transcurrieron entonces 5 minutos donde apreciamos la belleza de la UCI desde las alturas, la Plaza Niemeyer, con su escultura: “Resistencia”, y colmada de tantos jóvenes que ni de lejos se ven pequeños. Este salto es también por los estudiantes, por los profesores, por los científicos. Este salto es por y para los jóvenes revolucionarios cubanos, presente y futuro de nuestra Patria.

El segundo Salto por Fidel fue realizado en el Centro Internacional de Paracaidismo de Varadero en el marco de los homenajes por el primer aniversario de la entrada a la inmortalidad del Comandante en Jefe. Para su exitosa realización, fue necesario un esmerado trabajo previo de varios meses. Debemos agradecer de manera especial a reconocidos fotógrafos que nos proporcionaron tan bellas imágenes del Comandante en Jefe en alta resolución, y a los amigos de Cuba que de manera comprometida imprimieron estas imágenes en banderas de tela ligera y resistente, y las trasladaron desde miles de kilómetros, corriendo desinteresadamente con los elevados costos implicados.

En el segundo Salto por Fidel se utilizó la fotografía “La Victoria” de Raúl Abreu, en dimensiones de 15 metros de alto por 6 de ancho. De similares dimensiones se desplegó también una bandera cubana. Fueron empleadas, además, dos banderas de dos metros de largo por 1.5 de ancho. La primera, refleja al Comandante concentrado, transmitiendo ideas, valores y enseñanzas desde una tribuna, instantánea realizada por Juvenal Balan; la otra, una imagen captada por el lente de Roberto Chile el 28 de septiembre de 2010 en el Acto por el 50 Aniversario de los CDR.

Intentando hacer honor a la entrañable cultura fidelista del detalle, compartiremos algunos datos de interés. Las dos banderas de grandes dimensiones llevan un contrapeso y van dentro de un bolso especialmente diseñado que lleva incorporado un sistema de seguridad, pesando de conjunto poco más de 20 Kg. Aun cuando #USxF entraña cierta complejidad, se debe destacar que se realiza con el máximo de responsabilidad y seguridad, previo entrenamiento riguroso y preparación de la actividad, según las condiciones del terreno establecido para el aterrizaje y zonas alternativas, la dirección del viento y la aeronave a utilizar.

A las 17 horas despegamos en una aeronave tipo AN2, que se desplazaba a 150 Km/h, recortando la velocidad a 120Km/h para facilitar la salida de los paracaidistas. Eran las 17h30 cuando a 2.5 Km de altura los 4 paracaidistas, antes del salto de homenaje, juntamos nuestras manos y exclamamos: ¡Por Fidel!

Luego de una breve caída libre de 10 segundos, abrimos los paracaídas a 2 Km de altura para poder realizar con cuidado el complejo proceso de apertura de las banderas. Pocos minutos después, tuve el privilegio de presenciar uno de los escenarios más espectaculares. Las últimas luces del primer aniversario del día escogido por Fidel para embarcarse a nuevas batallas, iluminaban la imagen de un Fidel inmenso, invicto, fuerte, con su uniforme de siempre, gigante, sonriente, enérgico, victorioso, hablándole a su pueblo, guiándolo siempre por el camino de la dignidad, mostrando siempre el camino hacia la victoria. Fidel emergía de la bandera, entre las nubes, el ocaso, el horizonte, el mar.

Solo faltaron las montañas rebeldes, y hacia ellas irá también Un Salto por Fidel.

Para saltar por Fidel no necesariamente se debe ser un paracaidista certificado y experimentado. Cualquier joven, sin límite razonable de edad, puede participar de este homenaje beneficiándose de la modalidad “Tándem”, en la cual se realiza el salto como pasajero, acompañado por un instructor con muy probada experiencia. Afortunadamente, nuestra FCPD cuenta con hombres y mujeres con miles de saltos y habilidades reconocidas y premiadas a nivel internacional.

En el Salto por Fidel en la UCI, nos acompañó un joven Vicerrector de la Universidad, quien realizó su primer salto ese día. En los homenajes próximos que se están organizando con el apoyo de las Cátedras Honorificas para el Estudio del Pensamiento y la Obra de Fidel Castro Ruz, se contemplan dirigentes juveniles, estudiantiles, universitarios y sindicales.

Para #USxF, no es suficiente con ser el paracaidista con más experiencia, con más habilidades, con más precisión. Fidel preferenciaba las condiciones humanas por encima del talento, y como en cualquier homenaje sincero y sentido al Comandante, se exige marcado compromiso para llevar bien alto la imagen de un gigante y la insignia de la patria. Se exige además conciencia revolucionaria, magistralmente definida por él el 17 de noviembre de 2005 como “la suma de muchas conciencias, es la suma de la conciencia humanista, la suma de una conciencia del honor, de la dignidad, de los mejores valores que puede cosechar un ser humano.  Es hija del amor a la patria y el amor al mundo, que no olvida aquello de que patria es humanidad.” Con esta premisa martiana, y con el internacionalismo que siempre caracterizó a Fidel, pueden sumarse paracaidistas comprometidos de otras latitudes. En tal sentido, aspiramos también a internacionalizar #USxF, por ejemplo, realizar Un Salto por Fidel y Chávez.

El salto por Fidel es una expresión de espíritu patriótico y revolucionario. Previo o posterior al salto, se realiza un acto de homenaje a Fidel en el cual se le dedican pensamientos o manifestaciones artísticas.

Un paracaidista transmite sentimientos y mensajes a través de su arte. En #USxF nos inspira el amor a Fidel y a su obra. El salto por Fidel rebasa una demostración deportiva, pues es una nueva vía en la que se desafían la gravedad y las alturas para transmitir un mensaje de cariño y homenaje a nuestro querido Fidel.

Para #USxF se exige valor, destreza, conocimientos, habilidades, concentración, trabajo en equipo y una gran motivación. El salto por Fidel es arte, ciencia, cultura, conciencia, deporte, historia y magisterio. El Salto por Fidel es una expresión cultural, educativa y formadora de valores.

En #USxF, sus ideas constituyen nuestra brújula, al realizar un Salto por la dignidad, por los principios, por el decoro, por la valentía, por la resistencia, por la perseverancia, por la victoria, por la Revolución. En resumen, Un Salto por Fidel.

*Profesor Titular e Investigador Titular. Universidad Ciencias Informáticas. Organizador de “Un Salto por Fidel”.

¿Por qué votamos los cubanos? (+Infografías) #Cuba

¿Por qué votamos los cubanos hoy?

Tomado de Giron.cu A las urnas vamos, no solo por lo que Fidel significa para este pueblo, su obra, sus sueños e ideas humanistas, sino además por el largo camino recorrido en nuestro proceso libertario.Cuando este domingo más de ocho millones de ciudadanos acudan a las urnas –según datos del parte básico del registro de electores– Cuba estará viviendo otra jornada de indiscutible valor patriótico y ético, aunque los enemigos de la Revolución se empeñen en afirmar lo contrario.

Las elecciones generales –convocadas en el pasado mes de junio– van dirigidas en esta primera etapa a seleccionar a los delegados a las asambleas municipales del Poder Popular, o sea los representantes más cercanos al pueblo.

Instantes en que fue constituida la Comisión Electoral Nacional, el 14 de junio último.

De ahí que alcanzar el éxito resulte esencial en este camino de actualización de nuestro modelo económico y social.

Las autoridades electorales en todos los niveles han venido trabajando con total seriedad y apego a las normas, velando en los territorios por el cumplimiento estricto de la ley electoral (No. 72) y la Constitución, documentos bases para el proceso.

A tan solo unas horas de haber conmemorado el primer aniversario de la desaparición física del Comandante en Jefe Fidel Castro, la convocatoria conlleva la responsabilidad de continuar la obra iniciada por él a mediados del siglo pasado.

A los cubanos nos asiste más de una razón para ejercer el sufragio activo y la defensa de la Patria constituye la motivación principal.

Es sabido que no todo está resuelto. Decenas de problemas pesan sobre esta nación, muchos de ellos como consecuencia directa del bloqueo imperial impuesto hace más de 50 años por los Estados Unidos.

Ser un país soberano y libre, solidario en todos los campos, con parámetros de salud y educación comparables con los países desarrollados, son elementos que pesan en el terreno político-ideológico.

Una mujer negra expresaba por estos días en las redes sociales su agradecimiento a Fidel porque siendo la hija de un estibador y de una “doméstica”, gracias a la Revolución pudo estudiar, hacerse universitaria, al igual que sus hermanos, y sus hijos en la actualidad.

Sin dudas, eso es un logro de la Revolución, aunque la vida y rutinas cotidianas no permitan muchas valorar realmente lo alcanzado durante todos estos años.

Las elecciones en Cuba son libres y transparentes. Las autoridades electorales y los propios candidatos provienenen del pueblo. No se hace campaña a favor de uno o de otro; solo se tienen en cuenta las cualidades personales, el prestigio, la ética y la vocación de servir a los demás. Todo basado en principios que nada tienen que ver con la politiquería, la demagogia y el oportunismo.

La transparencia del proceso también se aprecia en el hecho de que el registro electoral se publica en lugares públicos; los electores proponen y postulan a los candidatos; las autoridades electorales se designan también sobre la base de su irreprochable conducta ciudadana, y antes de la votación cualquier persona que lo desee, sin distinción, puede participar y comprobar que las urnas están vacías. De igual manera, puede estar presente en el momento del conteo de los votos.

Hoy los cubanos iremos a las urnas, no solo por lo que Fidel siginifica para el pueblo, por la obra que dejó, los sueños que sembró y las ideas humanistas que hoy nos distinguen como país.

Conscientes de que la unidad nos fortalece, hoy votaremos por quien —con condiciones suficientes— sea capaz de representar a la mayoría en la circunscripción, en el consejo popular, en la asamblea municipal.

Cierto es que no tendrá una “varita mágica” –como se ha dicho más de una vez– para resolver dificultades cotidianas (tales como la recogida de basura, el mejoramiento y la iluminación de calles y caminos en zonas rurales, el arreglo de las escuelas, entre otros) pero mucho podrá lograr en la batalla diaria si cuenta con el concurso de los demás.

Ciertamente, votar es un simple acto ciudadano, más implica compromiso si queremos servir a la Patria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A la luz de las velas con #Fidel #FidelEntreNosotros #YoSoyFidel

portada por dentro

Tomado de giron.cu

A la luz de las velas, jóvenes estudiantes y profesores de la Universidad de Matanzas realizaron una vigilia en homenaje al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en ocasión del primer aniversario de su partida física.

Mediante la iniciativa, organizada por la Federación Estudiantil Universitaria, cada participante tuvo la oportunidad de iluminar la Galería Abierta del centro de altos estudios con una vela en señal de respeto y recordación al líder histórico de la Revolución Cubana, expresó Miladys Moreno Sesé, comunicadora de la institución académica.

Como parte del encuentro, las nuevas generaciones transmitieron sus impresiones en las redes sociales y trovadores del movimiento de artistas aficionados ofrecieron su talento al público.

Además, la cita devino espacio idóneo para proyectar audiovisuales sobre la presencia de Fidel Castro en la provincia y acogió la exposición fotográfica El Maestro Mayor. (Fotos: Cortesía de la Universidad de Matanzas)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

#Cuba Nuevos archivos exponen planes de #EE.UU. para asesinar a Fidel #TenemosMemoria

Archivos del homicidio del expresidente estadounidense John F. Kennedy, que continúan este viernes bajo escrutinio tras su revelación anoche, muestran memorandos sobre intentos de asesinar al líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro.

Varias organizaciones periodísticas que desde este jueves indagan en los dos mil 891 documentos desclasificados por los Archivos Nacionales difundieron las menciones a la participación de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en complots para provocar la muerte del dirigente cubano.

‘Los planes involucraban una serie de esquemas extraños y, en al menos una instancia, comprendían algún contacto con elementos del crimen organizado. Entre los medios considerados estaban el veneno, las píldoras de botulismo y el uso de grupos cubanos del exilio’, indicó un reporte de 1975.

Según el texto, la CIA estuvo envuelta en planes de homicidio contra Fidel Castro en fechas tan tempranas como 1959 o 1960, que comenzaron a gestarse al mismo tiempo que los preparativos para la fallida invasión mercenaria por Playa Girón, ocurrida en abril de 1961.

Otro documento de 1975, sobre la participación de la CIA en esquemas de homicidio a líderes extranjeros, señaló que el fiscal general Robert Kennedy, hermano del expresidente norteamericano, conocía sobre un complot para buscar a un pistolero que disparara contra Fidel Castro.

A decir del material, el fiscal general comunicó al Buró Federal de Investigación (FBI) que la entidad de inteligencia contrató a un intermediario para acercarse al mafioso Sam Giancana con la propuesta de pagar 150 mil dólares con el fin de encontrar a alguien para cometer el asesinato.

En esa misma línea, un memorando del FBI de 1964 describe una reunión en Florida en la que se acordó desembolsar 100 mil dólares por el asesinato de Fidel, 20 mil por el de su hermano Raúl Castro, e igual suma por el del guerrillero cubano-argentino Ernesto ‘Che’ Guevara.

Uno de los materiales hizo alusión a un proyecto de la CIA que estableció un sistema de recompensas financieras para los cubanos por ‘matar o entregar vivos a comunistas conocidos’.

Quienes presentaran una prueba de muerte ‘concluyente’ y una tarjeta de membresía revolucionaria o partidista de la persona fallecida obtendrían hasta 100 mil dólares si se trataba de un funcionario del gobierno y 57 mil 500 en casos de ser ‘jefes de departamentos’.

Dos de los planes relatados pretendían aprovecharse del interés del Comandante en Jefe de la nación caribeña en el buceo.

En uno de los casos, que ya se reveló en documentos desclasificados en otras ocasiones, la agencia pretendió utilizar la relación establecida entre el líder cubano y el abogado William Donovan para que este le regalara un traje de buceo contaminado con hongos causantes de una enfermedad cutánea y con el bacilo de la tuberculosis.

Donovan sin embargo, no siguió las indicaciones de la CIA, sino que se presentó con ‘un traje de buceo sin contaminar como un gesto de amistad’.

Otros intentos mencionados en esos textos incluyen hace explotar una concha marina en las áreas donde Fidel Castro buceaba o inyectarle veneno mediante un bolígrafo con una aguja hipodérmica.

De acuerdo con medios cubanos, los servicios de la Seguridad del Estado de la isla contabilizaron un total de 638 tentativas de asesinato contra el líder revolucionario, fallecido el 25 de noviembre de 2016 a los 90 años. (Prensa Latina)

#Cuba Quién era el piloto del avión donde viajaba Camilo Cienfuegos? (+fotos)

Tomado de Cubadebate

Nacido en Sagua la Grande, Luciano Fariñas Rodríguez fue integrante de una célula del Movimiento 26 de Julio en Santiago de Cuba y acumuló más de 2 000 horas de vuelo

Como al Señor de la Vanguardia, al piloto Luciano Fariñas Rodríguez el mar le sirvió de tumba, profunda e inmensa tumba, aquel 28 de octubre de 1959. Habían partido a las 6:01 de la tarde en el Cessna 310C No. 53 blanco y rojo desde el aeropuerto de Camagüey, junto a Félix Rodríguez, escolta de Camilo Cienfuegos.

A Fariñas desde muchacho le obsesionó volar en esos aparatos. El sueño empezó cuando a los siete años un tío abuelo materno le regaló un avión de juguete en Sagua la Grande, donde vino al mundo el 7 de septiembre de 1921.

En los archivos del Museo Municipal General José Luis Robau, de su ciudad natal, descansa el testimonio de Isabel —hermana de Luciano—, quien recordó cuando él le regaló sus zapatos a un amiguito negro en el kindergarten al verlo descalzo.

Fariñas no creció como niño bitongo bajo la saya de su madre Leonor, maestra de profesión. Casi desde la cuna supo que las manos no eran adornos del cuerpo; la advertencia vino de su padre Gerardo, administrador de salina. Al parecer, por ello, cuando los bigotes ni siquiera intentaban asomar, ya se veía al muchacho con las manos embarradas de grasa en un taller de automóviles.

Solo sus más allegados saben cuándo nació la pasión por Estrella Sánchez, con quien tendría dos hijos: Luciano y Estrella. También en el museo sagüero guardan como reliquia la carta que el joven le remitiera a la muchacha desde Santa Clara en noviembre de 1939, donde le confesaba la disyuntiva en la que se encontraba: hasta ese momento no había decidido si estudiaría agrimensura o piloto. “Me gusta más la aviación, pero si estudio aviación no sé si tú podrías vivir tranquila, después con la vida que tuviera que llevar yo”, le escribió.

Al final ganaría por partida doble: cursó la agrimensura en Santa Clara y venció los estudios por correspondencia de piloto, mecánica y navegación agrícola, auspiciados por una escuela particular de aviación de Estados Unidos.

Como recompensa a sus calificaciones, le enviaron desde ese país el motor por pieza de una avioneta, además de otros componentes, que le posibilitaron armar una aeronave privada de una sola plaza.

A los 18 años, Luciano ya volaba bajo la mirada de los hermanos Yánez, dueños de un aeroclub y animadores del desarrollo de la aviación civil en Sagua la Grande en la década de los 40 de la centuria pasada.

El historiador y periodista José Miguel Pérez, estudioso de la vida de Fariñas, sostiene que su coterráneo llegó a convertirse en representante del Ministerio de Obras Públicas en la compañía Arellano y Mendoza en Varadero, donde intervino en acciones de dragado en la zona con el empleo de una aeronave, a la cual adaptó una cámara fotográfica para acometer trabajos posteriores de este tipo.

Gracias a su experiencia, a mediados del siglo anterior se sumó al dragado de parte del río Sagua, una de las grandes preocupaciones de los habitantes de la urbe villareña por esa época.

Pero otras motivaciones también rondaban el actuar de este sagüero, quien integró el Movimiento de Resistencia Cívica durante la lucha contra la tiranía de Fulgencio Batista, comentó a Escambray Yolanda Collazo Goicochea, directora del Museo Municipal General de la Villa del Undoso.

Debido a su quehacer clandestino, no era santo de la devoción del Servicio de Inteligencia Militar —de los principales órganos represivos de la dictadura—, que lo circuló. En agosto de 1958, las fuerzas del régimen lo apresaron en Santa Clara y lo condujeron, junto a otros dos revolucionarios, al Palacio de Justicia, de donde escapó, no así sus compañeros, ultimados a la postre.

Y hasta Santiago de Cuba no paró. Allí no solo trabajó como dibujante e instrumentista en las funciones de dragado del puerto, sin abandonar los aviones; sino que integró una célula del Movimiento 26 de Julio y como parte de esta, trasegó armas y participó en sabotajes contra el tirano, según recordó varios años atrás su hermana Isabel.

En su tesis doctoral Reconversión del Ejército Rebelde en ejército regular (1956-1970), Francisco Silva Ardanuy expone que en marzo de 1958 Luciano piloteó un Cessna 170 para trasladar a Orestes del Río Herrera (días después primer jefe de la Fuerza Aérea del Segundo Frente Oriental Frank País García) desde el aeropuerto santiaguero al de Moa —con escala en Baracoa—; por ese sitio debía llegar un armamento (finalmente no arribó por allí) procedente de Costa Rica con destino a la mencionada fuerza guerrillera comandada por Raúl Castro.

La victoria del Primero de Enero de 1959 sorprendió al combatiente en Varadero, donde participó en la rendición de la guarnición del aeropuerto. Luego asumió como piloto del Gobierno provincial de Las Villas, en específico de su comisionado Adolfo Rodríguez de la Vega, y poco después se incorporó a la Fuerza Aérea Revolucionaria como instructor de aviones de enlace.

Por un tiempo fungió, igualmente, como piloto del Comandante René Vallejo Ortiz en Manzanillo, y con posterioridad pasó al aeropuerto militar de Ciudad Libertad.

El 28 de octubre de 1959, Luciano recibió la misión de pilotear el avión que trasladaría a Camilo Cienfuegos, jefe del Estado Mayor del Ejército Rebelde, hasta Camagüey, lugar al que había viajado jornadas atrás para abortar la conspiración de Hubert Matos, al frente del Regimiento No. 2 Ignacio Agramonte. El día 28, luego de hacer escala en la tierra de los tinajones, Fariñas siguió ruta y dejó en Santiago de Cuba al entonces capitán Senén Casas Regueiro. A las 4:40 p.m., estaba de vuelta para recoger al Héroe de Yaguajay.

Poco antes, Camilo le entregó las llaves de dos carros al tunero Eusebio González Rodríguez, miembro de un equipo especial del Comandante, a quien le ordenó llevar para La Habana a un criminal contrarrevolucionario. “Te espero mañana temprano en el Estado Mayor”, le indicó el Señor de la Vanguardia.

Ya en camino, uno de los vehículos se averió, relataría a Juventud Rebelde González Rodríguez. Llamó por microonda a la torre de control de Camagüey pues no arribaría a la capital a la hora fijada. Pasados unos 40 minutos, el Cessna contactó con Eusebio. Félix Rodríguez le preguntó si habían resuelto el problema, y luego el tunero escuchó decir al piloto Fariñas: “Nos tenemos que desviar”.

González Rodríguez insistió en que le pusieran a Camilo, quien le habló con toda la serenidad del mundo. “No, no hay problemas, Eusebio; no te preocupes. Dice el piloto que nos desviamos porque hay una tormenta”. Y aquella tormenta les cavaría una tumba profunda e inaccesible en el mar.