Abrirán prestaciones de salud mental en municipios de Matanzas.

Abrirán nuevas prestaciones de salud mental en municipios de Matanzas

Ocho nuevos departamentos destinados al cuidado de la salud mental abrirán sus puertas próximamente en los municipios matanceros que hasta hoy carecen de este servicio.

Actualmente solo Cárdenas, Jagüey Grande, Jovellanos, Colón y la cabecera provincial cuentan con la mencionada asistencia.

Las  prestaciones estarán sustentadas por equipos multidisciplinarios con estructuras independientes para garantizar la recuperación, promoción y prevención de enfermedades mentales.

En la medida en que estas unidades médicas se fortalezcan ofrecerán tratamientos especializados, atención ambulatoria, servicios de rehabilitación psicosocial, terapias grupales e implementarán el empleo de la medicina  natural y tradicional.

De igual forma desarrollarán entrenamientos a líderes formales y no formales del barrio y desplegarán programas en espacios de la comunidad dirigidos a colectivos  vulnerables, población en riesgo y personas supuestamente sanas.

Al decir de la doctora Doris de la Caridad Herrera, jefa de la sección del adulto mayor, salud mental y asistencia social en la Dirección provincial de Salud Pública en Matanzas, las nuevas aperturas ayudarán a elevar la calidad de vida de los matanceros.  (Dunia Bermúdez Sañudo/Radio 26)

Anuncios

Consejo de Estado de la República de #Cuba. #SomosContinuidad #PorCuba.

dbjso3xv4aa8dly

Continuidad garantizada. #SomosContinuidad #ANPP #Cuba.

nuqfrn_19-04-2018_02-04-25-000000Por Marcos Tropero

En diversos escenarios y en oportunidades se ha escuchado, y a tono con las elecciones generales que tienen como colofón el día de hoy con la constitución de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), que se producirá en este contexto el “relevo” de la dirección histórica de la Revolución al frente del país. En mi modesto criterio no existe un término más alejado de la realidad que este: “relevo”.

La expresión implica sustitución, remplazo, permuta, y otro conjunto de sinónimos que para nada tienen que ver con el proceso que vivimos en la Cuba de hoy, si tenemos en cuenta que lo que acontece tiene que ver más con unión, con persistencia, con proceso, y al final con continuidad.

Si se estudian los preceptos de la formación histórica del proceso revolucionario en una sociedad como la nuestra, se evidencia que fue forjada en los avatares de la lucha por la emancipación del hombre, por el logro de un individuo ideológico capaz de pensar por sí mismo en los intereses de la colectividad y al final también en los suyos, pero en consonancia con la construcción de un concepto que nos trasciende a todos: Revolución Socialista en Cuba.

Somos el reflejo de nuestra educación, esa que nos legaron nuestros padres y maestros en una Cuba revolucionaria en constante ebullición y efervescencia, amén de las etapas por supuesto, con la visión martiana de la sociedad con la que se ha cumplido y donde esa máxima que dice “con todos y para el bien de todos” se hace presente en el día a día de cada cubano; pero tambiéncon la visión de Fidel, ese que supo dar todo y hasta más, en pos de un ideario de liberación universal que se torna la atalaya infranqueable de sus detractores.

Ahora. Se preguntan muchos y cuestionan otros esencias de nuestro sistema político y se dejan embaucar por aquellos que persiguen fines espurios. Para aquellos y estos la respuesta es la misma: Cuba no se parece a nadie, nuestro sistema político no tiene igual o semejante en el mundo entero dada su esencia democrática real, y pregunto entonces a esos: ¿en que otro lugar del mundo un barrendero, un carpintero, una ama de casa, una enfermera puede sentarse a la par de un científico, un juez, un intelectual a discutir, en igualdad de condiciones y sin menoscabo a sus criterios, los destinos de su nación?

Otros claman por un sistema electoral diferente, donde el pueblo vote directamente por su presidente. Para estos la respuesta también es única: nuestras elecciones son de segundo grado. Pero esto no ocurre solamente en nuestra isla hermosa. En España, Italia, Alemania, y otros tantos también y no se ven campañas orquestadas en los EEUU para deslegitimar sus elecciones en estos países, que curiosamente son los que se dicen paladines de la democracia y se ubican a sí mismos como el “non plus ultra” de todo y cuanto sistema político impere para luego “deshuesarse” en guerras intestinas y partidistas por el poder de sus países. Pero ¿quién soy yo para criticar las cuestiones internas de un país?¿Verdad?

Hoy que tendremos nuevo presidente de los Consejos de Estado y de Ministros nos toca a TODOS hacer nuestra parte. No se le vaya a ocurrir pensar a nadie que es solamente él, imbuido de poderes sobrehumanos, de forma autocrática y siguiendo doctrinas inflexibles,el que guiará a la nación por el camino de la “abundancia”. No y les tengo una noticia: el camino seguirá siendo azaroso, pero es uno que invariablemente,y para bien, debemos seguir todos tomados de la mano y en cuadro apretado como muestra inequívoca de continuidad, y recalco: CONTINUIDAD y además GARANTIZADA.

!!!Aviso del Blog Juventud Matancera!!!

juventud-matancera

Hola amigos y seguidores de nuestro Blog JUVENTUD MATANCERA por motivos ajenos a nuestra voluntad tuvimos que cambiar la cuenta oficial del blog en Twitter esperamos de su apoyo. Muchas Gracias….

Siguenos : https://twitter.com/Juventudmtz1

La virtud de creer en los jóvenes.

f0106077

Cada vez que Raúl contacta con los jóvenes, los ojos le brillan; se dinamiza», dijo en voz baja, después de voltearse hacia mí, el desaparecido combatiente revolucionario Jorge Risquet Valdés. El General de Ejército, entonces ministro de las FAR, de visita en una de las unidades del Ejército Oriental, había compartido con jóvenes combatientes, incluidos oficiales, en quienes reconoció la voluntad de continuar elevando la disposición combativa.

Risquet fue un cercano compañero de lucha de Raúl. Su acotación la tuve en cuenta posteriormente, durante las pocas veces que cubrí, como reportero de la prensa militar, recorridos del entonces segundo jefe de la Revolución Cubana por el mando que fundó en 1961. En cada una de esas oportunidades, al intercambiar con jóvenes, reveló absoluta confianza en ellos.

Sin duda, esa es una de las grandes virtudes manifestadas por Raúl Castro en su larga vida de revolucionario, marcada por la coherencia en el pensamiento y las acciones.

José Ramón Fernández, otra de las personalidades allegadas al General de Ejército, escribió: «Su conocimiento de la vida, de los seres humanos, sus convicciones revolucionarias y su confianza infinita en los jóvenes hacen del compañero Raúl un calador profundo en la esencia de la educación de las nuevas generaciones, así como un crítico contundente de formas y métodos que no se corresponden con cada tiempo histórico, con cada nueva etapa del desarrollo de la Revolución, con la realidad, con la vida misma».

«Han pasado los años, pero esta sigue siendo una revolución de jóvenes», ha afirmado Raúl. Foto: Wendell Hoffmann

Reconoce, añadió Fernández, que los jóvenes de hoy son más exigentes, capaces, instruidos, cultos y, sobre todo, más críticos. «Ha alertado, al mismo tiempo, que lo erróneo es querer llegar a ellos mediante fórmulas esquemáticas, con recursos triviales y argumentos insustanciales. A su juicio, para llegar a la mente y al corazón de los jóvenes, fortalecerlos ideológica y políticamente, despertar su interés y estimular sus motivaciones, el trabajo político-ideológico tiene necesariamente que ganar en extensión y en profundidad, tiene que ser incomparablemente más riguroso y, sobre todo, más moderno».

Al respecto, agregó: «Concibe la educación de los jóvenes con los jóvenes como protagonistas de su propia formación, como participantes activos en su aprendizaje, en la labor transformadora, en llevar siempre a la Revolución a nuevas metas, a nuevos niveles de desarrollo, como herederos de la experiencia de los que le precedieron, pero con luz propia, iniciativa, creatividad y un profundo sentido del compromiso de ser continuadores cualesquiera que sean las dificultades».

Tal vez al lector le parezca que los criterios de Risquet y José Ramón Fernández están profusamente signados  por las innegables simpatías surgidas en el batallar cotidiano junto a Raúl. Aun así, toda evaluación que se haga sobre el rol que atribuye al papel de la juventud en la perpetuidad de las conquistas políticas y sociales que hoy disfruta Cuba, despierta fogosidad revolucionaria.

A mi juicio, uno de esos momentos vibrantes protagonizados por Raúl ocurrió en Santiago de Cuba el 26 de julio del 2013, durante la celebración del aniversario 60 de los ataques a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

Su emoción era evidente y la transmitía a los presentes: «Han pasado los años, pero esta sigue siendo una revolución de jóvenes, como lo éramos el 26 de julio de 1953; los que combatieron y cayeron en las calles de Santiago de Cuba el 30 de noviembre de 1956. Jóvenes fueron en su inmensa mayoría quienes participaron en la lucha contra bandidos durante cinco años, desde 1960 hasta enero de 1965, aproximadamente, que en dos ocasiones, durante ese tiempo, llegaron a tener bandas activas de diferentes tamaños en todas las provincias del país, incluyendo el sur de la capital; jóvenes eran también los que derrotaron a los mercenarios en Playa Girón; los que se sumaron, incluso adolescentes, a la campaña de alfabetización, la mayoría estudiantes; los que se incorporaron masivamente a las Milicias, a las nacientes Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior; los cientos de miles de compatriotas que cumplieron misiones internacionalistas en otras tierras del mundo…».

Raúl ha ratificado el compromiso de las actuales generaciones de legarles a las futuras un país mejor. Foto: Juvenal Balán

Recordó que eran jóvenes la mayoría de quienes han cumplido servicios de educación y salud en otras naciones; los científicos, intelectuales, artistas y deportistas que tantas glorias han cosechado; los que al llamado de la patria cumplen su servicio militar, entre ellos las muchachas que por propia voluntad se suman a esta tarea; los estudiantes de la enseñanza media; los universitarios; los obreros y campesinos que generan en la producción y los servicios ingresos a la economía; nuestros maestros y profesores.

Y tras precisar que en suelo patrio vivimos varias generaciones, cada una con historia y méritos propios, aseveró: «La Generación Histórica va cediendo su lugar a los “pinos nuevos” con tranquilidad y serena confianza, basados en la preparación y capacidad demostradas de mantener en alto las banderas de la Revolución y el Socialismo, por las que entregaron sus vidas innumerables patriotas y revolucionarios, desde los indios y esclavos que se rebelaron contra la opresión hasta nuestros días».

En realidad afianzaba conceptos. El 4 de abril del 2010, al clausurar el IX Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas, ocasión en la que puntualizó que la batalla económica constituía la tarea principal y el centro del trabajo ideológico porque de ella depende la sostenibilidad y preservación de nuestro sistema social, expresó:

«La juventud cubana está llamada a tomar el relevo de la generación fundadora de la Revolución y para conducir la gran fuerza de las masas requiere de una vanguardia que convenza y movilice, a partir de la autoridad que emana del ejemplo personal, encabezada por dirigentes firmes, capaces y prestigiosos, líderes de verdad, no improvisados, que hayan pasado por la insustituible forja de la clase obrera, en cuyo seno se cultivan los valores más genuinos de un revolucionario. La vida nos ha demostrado con elocuencia el peligro de violar ese principio».

A la vez transmitió varios consejos. En uno resaltó: «Hoy más que nunca se requieren cuadros capaces de llevar a cabo una labor ideológica efectiva, que no puede ser diálogo de sordos ni repetición mecánica de consignas; dirigentes que razonen con argumentos sólidos, sin creerse dueños absolutos de la verdad; que sepan escuchar, aunque no agrade lo que algunos digan; que valoren con mente abierta los criterios de los demás, lo que no excluye rebatir con fundamentos y energía aquellos que resulten inaceptables».

De igual forma,  abordó la necesidad de fomentar la discusión franca y no ver en la discrepancia un problema, sino la fuente de las mejores soluciones. «La unanimidad absoluta generalmente es ficticia y por tanto dañina. La contradicción, cuando no es antagónica como es nuestro caso, es motor del desarrollo. Debemos suprimir, con toda intencionalidad, cuanto alimente la simulación y el oportunismo. Aprender a colegiar las opiniones, estimular la unidad y fortalecer la dirección colectiva, son rasgos que deben caracterizar a los futuros dirigentes de la Revolución».

Raúl recibió la Moneda Conmemorativa 55 Aniversario de la UJC. Foto: José Manuel Correa Foto: Jose M. Correa

A renglón seguido, con la experiencia ganada en tempranas manifestaciones de rechazo a regímenes corruptos y en sucesivas contiendas bajo silbantes balas, así como en tormentas de la naturaleza, amenazas militares con presagios de cataclismo nuclear y severas confrontaciones ideológicas, expuso la línea a seguir permanentemente: «Jóvenes con la actitud y capacidad necesarias para asumir tareas de dirección existen a lo largo y ancho del país. El reto es descubrirlos, prepararlos y asignarles paulatinamente mayores responsabilidades».

Ese día también citó a Fidel: «Creer en los jóvenes es ver en ellos además de entusiasmo, capacidad; además de energía, responsabilidad; además de juventud, ¡pureza, heroísmo, carácter, voluntad, amor a la Patria, fe en la Patria!, ¡amor a la Revolución, fe en la Revolución, confianza en sí mismos, convicción profunda de que la juventud puede, de que la juventud es capaz, convicción profunda de que sobre los hombros de la juventud se pueden depositar grandes tareas!».

El invicto conductor de la Revolución Cubana había expresado la idea el 4 de abril de 1962, en el acto fundacional de la Unión de Jóvenes Comunistas. Mediaban 48 años y la voz de Raúl trasmitía la fuerza y el apasionamiento que únicamente identifica a quienes luchan hombro con hombro por la justicia plena y avizoran triunfos en las contiendas por librar.

Es la actitud sostenida hoy, a punto de dejar, por voluntad propia, la presidencia de los Consejos de Estado y de Ministros. La mayor satisfacción, ha dicho, «…es la tranquilidad y serena confianza que sentimos al ir entregando a las nuevas generaciones la responsabilidad de continuar construyendo el socialismo».

Desde Matanzas: Leidymara de la Caridad Cárdenas Isasi, la más joven diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

leidy asamblea

La matancera Leidymara de la Caridad Cárdenas Isasi, la más joven diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular,  recuerda aquel día en que fue propuesta como candidata a delegada de la circunscripción 39 en el poblado de Jovellanos.

“No creí que me eligieran, pues había otros compañeros con más experiencia, pero el pueblo me escogió a pesar de que solo tenía 16 años”, afirma un trienio después, y su rostro sigue iluminándose con el mismo orgullo.

En las manos de esta muchacha del reparto Julio Reyes Cairo, los segundos se multiplican para combinar el trabajo, el estudio, la responsabilidad de representar a sus electores y el empeño de que su comunidad abra las puertas a la alegría, al dinamismo.

A sus 19 años habla de sus experiencias en esta responsabilidad. “El delegado tiene que estar relacionado con todos y cuando algo está mal, tiene que decirlo. Es preciso ser sensible en el trato, paciente. Estamos haciendo una labor fuerte para que todos los electores asistan a los despachos, momento crucial para intercambiar ideas y escuchar sus preocupaciones.

“Cuando me enfrenté por primera vez a esta tarea pensé que de inmediato cambiaría todo. Sin embargo, al adentrarse en esta faena uno se percata de que no disponemos de los recursos para dar solución inmediata a los planteamientos, pero es preciso in sistir, tocar las puertas de los organismos que tienen en sus manos la respuesta, para luego transmitírsela de manera oportuna y veraz a los electores.

Resulta vital mantenerse informado, y lograr esa interacción entre las diferentes organizaciones de masas”.Diversos obstáculos debe sortear el delegado en su gestión. Bien lo sabe Leidymara, quien expone temas  pendientes como la situación de los viales, los salideros que regresan a pesar del apoyo de Hidrología, y otras problemáticas como la destrucción del subviadero para el depósito de los desechos sólidos que se había construido después de tantos años.

No obstante, la sonrisa de esta jovellanense se impone como antídoto contra la inercia. Junto a su mamá y una instructora de arte de la circunscripción, creó el proyecto comunitario Cultivando sueños, donde niños y jóvenes regalan poesías, canciones, obras…

“Mediante este no solo se combaten las indisciplinas sociales, sino que además de las manifestaciones culturales, se promueven otras actividades como las guardias pioneriles y son sus miembros quienes recorren cada hogar estimulando a los vecinos a asistir al proceso de Rendición de cuenta. En este sentido, es importante destacar el apoyo de los padres en cada una de las presentaciones.

Recientemente tuvimos un encuentro con glorias del deporte que disfrutaron del talento artístico”.

Pero, más allá de su rol de delegada, Leidymara no se detiene. No solo es la financiera de su comité de base de la Unión de Jóvenes Comunistas, sino que también cursa el primer año de la Licenciatura en Contabilidad y sobresale por su esmero en la sucursal Matanzas de la Empresa de Logística Azumat, perteneciente a AzCuba.

“Ser técnica en gestión económica en el departamento de Contabilidad y Finanzas requiere dedicación. Siento que no fuese posible cumplir con todo sin la ayuda de mi colectivo laboral. Mis compañeros fueron los primeros en celebrar con júbilo mi nominación como candidata a diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

“Los jóvenes siempre llegan a cualquier escenario con nuevas ideas y expectativas; en nosotros está la esperanza del desarrollo futuro y de la continuidad del legado que nos dejó nuestro comandante Fidel Castro Ruz”, afirma Leidy, mientras defiende la idea de que es preciso divulgar los logros y las características de las organizaciones de masas para integrar a la juventud.

“Durante el mandato pasado, en la asamblea municipal yo era la única joven menor de 20 años. En la actualidad, hay delegados de 17, 18, y es un hecho que me llena de regocijo. “Ahora mi circunscripción se unió a otra y el número de electores asciende a 1 700. Es un desafío, pero cuento con mis padres Omara y Ernesto que me dan la fuerza para seguir adelante.

“Durante los recorridos junto a otros candidatos, me piden que hable por ser la más joven. Entonces, pienso que no puedo ceder al cansancio, el pueblo tiene sus esperanzas en nosotros y la mejor manera de retribuirle es hacer que se sientan bien representados. Esta es una tarea que implica sacrificio, ‘buscarse problemas’, aprender, llegar a casa después de la jornada diaria y recibir atentamente a un elector. No se trata de asumir un rol por unos instantes, sino a tiempo completo, porque uno nunca deja de ser delegado”.

Estados Unidos 60 años de errores con Cuba.

Por Arthur González*/Martianos-Hermes-Cubainformación.- Cualquiera comete una torpeza, pero lo de Estados Unidos con Cuba es un récord Guinness. El más reciente de los desaciertos fue la reunión sostenida del sub secretario de Estado, en la Cumbre de las Américas que se celebra en Lima, con un grupito de sus asalariados que poseen un historial muy…

El más reciente de los desaciertos fue la reunión sostenida del sub secretario de Estado, en la Cumbre de las Américas que se celebra en Lima, con un grupito de sus asalariados que poseen un historial muy alejado al de cualquier joven cubano.

El sub secretario John J. Sullivan, se reunió el 12 de abril 2018 a puertas cerradas, con miembros de la “oposición”, que no trabaja ni estudia en Cuba, pero Estados Unidos insiste en calificarla como “miembros de la sociedad civil independiente”. Por supuesto que son independientes del pueblo, pero totalmente dependientes del dinero y órdenes de Washington.

Martianos

Esos que Estados Unidos exhibe actualmente como “disidentes”, seguirán el mismo camino del olvido de sus antecesores en los años 80 y 90, cuando embriagados por el éxito obtenido con el Programa Democracia aprobado por Ronald Reagan, la Casa Blanca destinó millones de dólares para la fabricación de una “oposición cubana”.

¿Quién se acuerda de Yndamiro Restano y Hubert Jerez, de la llamada Asociación de Periodistas Independientes?; ¿De Lázaro Cabrera, Vladimir García y Omar López, de la Asociación Pro Arte Libre?

¿Alguien menciona a Humberto Colás y a Berta Mexidor, de aquellas inventadas Bibliotecas Independientes?

¿Han vuelto a ser noticia en los medios de Miami, Ricardo Bofill, Martha Freyre, María Elena Cruz Varela y Roberto Luque Escalona, quienes integraron el fantaseado Comité Cubano Pro Derechos Humanos, y la Concertación Democrática Cubana?

Ni en Cuba y menos en Miami, se habla del llamado Partido Pro Derechos Humanos de Cuba, compuesto entre otros asalariados por Samuel Martínez Lara, Tania Díaz Castro y su líder Odilia Collazo Valdés, quien en realidad era la agente Tania de la Seguridad del Estado cubano, según sus testimonios aparecidos en el libro “Los Disidentes”, del 2003.

A otros que eran noticia diariamente, como lo son ahora Rosa María Payá y Antonio Enrique González-Rodiles, ya nadie les envía dinero,  y pasaron a mejor vida, entre ellos Vladimiro Roca, René Gómez Manzano, Félix Bonne Carcasés, Martha Beatriz Roque Cabello, Elizardo Sánchez, Jesús Yanes Pelletier y Gustavo Arcos, quienes conformaron el Grupo de Trabajo de la Disidencia Interna Cubana, y llevaron a cabo la campaña “La Patria es de Todos”, impulsada por la mafia terrorista de Miami con Ileana Ros-Lehtinen al frente.

La fuerza que le dio Estados Unidos a Yoani Sánchez en el año 2007, haciéndola una súper “estrella” de la Web, con millonarios premios periodísticos, la conformación de un Blog, más un diario digital, ya no es noticia, porque su imagen fue confeccionada artesanalmente con cartón, por especialistas del Departamento de Estados y la CIA.

A pesar de todos sus fracasos los yanquis le echan nuevamente mano a una nueva promoción de asalariados, que desdicen mucho de sus patrocinadores, por conformar un equipo de megalómanos como Guillermo Fariñas, íntimo del asesino terrorista Luis Posada Carriles y González-Rodiles, con sus fantasías de ser licenciado en Física, a quien le construyeron el 2007 en Miami, un proyecto bajo el nombre de Estado de Sats, en fecha similar al de Yoani.

Como elemento significativo se destaca que, en cada una de las escuálidas reuniones de Estado de Sats, participaba un “diplomático” de la Misión de Estados Unidos en La Habana, quien controlaba lo que se decía y hacía. Al no obtener resultados, González-Rodiles fue destinado al apoyo de las Damas de Blanco, y a viajar constantemente a Miami para hacer campañas anticubanas.

Lo más denigrante para John J. Sullivan, fue tener que darle la mano a Danilo Maldonado, conocido por “El Sexto”, drogadicto confeso y sin nivel académico alguno, lo que demuestra el fracaso de Estados Unidos durante casi 60 años, en su intento por inventar una oposición a la Revolución popular cubana.

Se empecinan los yanquis en no reconocer el socialismo cubano, gastan miles de millones en planes, actos terroristas, campañas de prensa y en el abastecimiento a una contrarrevolución que, como reconocen sus diplomáticos en La Habana, “dirigen sus mayores esfuerzos a obtener recursos suficientes para solventar las necesidades del día a día”.

El tiempo se encargará de ver al grupito actual de “disidentes”, tomar el mismo rumbo de aquellos que en su momento fueron sus “estrellas rutilantes” y hoy nadie se acuerda de que existen.

Quizás algunos de ellos tomen la suerte de otros que, como, Néstor Baguer, Luis Veliz, Ana Rosa Jorna, Yamila Pérez, Noel Ascanio, Aleida Godínez, Alicia Zamora, Otuardo Hernández y Carlos Serpa Maseira, fueron desclasificados por los Órganos de la Seguridad de Cuba, y recibieron el reconocimiento de su pueblo por las tareas cumplidas como agentes secretos, que lograron engañar durante años a los experimentados Servicios de Inteligencia yanqui.

Cuba tiene mucho que mostrarles a sus hermanos latinoamericanos y caribeños, algo que Estados Unidos no puede y menos aún sus lacayos, porque como dijera José Martí:

Cuba no anda de pedigüeña, anda de hermana y obra con la autoridad de tal. Al salvarse, salva. Nuestra América no le fallará, por ella no le falla a América