Siria: Pobladores de Duma no creen que haya habido un ataque con armas químicas

Niños-gutta-580x330

Esta es la historia de una ciudad llamada Duma, un devastado y pestilente lugar lleno de edificios de apartamentos aplastados que alberga una clínica subterránea cuyas imágenes de sufrimiento permitieron que tres de las naciones occidentales más poderosas del mundo bombardearan Siria la semana pasada. Incluso hay aquí un médico amable de bata verde a quien seguí por toda esta clínica, y él me dice alegremente que el video del gas que horrorizó al mundo –pese a todos los que tienen dudas– es absolutamente genuino.

Las historias de guerra, sin embargo, tienen la costumbre de volverse más oscuras. Para el médico sirio de 58 años, además se agrega algo que es profundamente incómodo: los pacientes, dice, fueron víctimas no de un gas, sino de la falta de oxígeno en los túneles y sótanos repletos de basura en los que viven; en una noche de viento y de bombardeos continuos se desató una tormenta de polvo.

Al tiempo que el doctor Assim Rahaibani enunció esta extraordinaria conclusión, vale la pena observar que, según admitió, él no es un testigo presencial. En un inglés muy correcto se refirió en dos ocasiones a yihadistas armados del Jaish el Islam (Ejército del Islam) de Duma como terroristas, el término que emplea el gobierno sirio para definir a sus enemigos, y el que utilizan personas en toda Siria. ¿Escuché bien? ¿Cuál es la versión de los hechos que debemos creer?

Por mala suerte, los médicos que estaban de servicio en la clínica la noche del 7 de abril se encontraban todos en Damasco rindiendo declaración en la investigación sobre las armas químicas con la que se intenta dar una respuesta definitiva a la pregunta que se formulará las siguientes semanas.

Francia, en tanto, ha dicho que tiene pruebas de que las armas químicas fueron usadas, y los medios estadunidenses han citado a diversas fuentes según las cuales exámenes de orina y sangre han demostrado esto también. La Organización Mundial de la Salud ha dicho que asociados suyos en el terreno han tratado a 500 pacientes que exhibían signos y síntomas consistentes con la exposición a químicos tóxicos.

Inspectores varados

Al mismo tiempo, inspectores de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas han sido bloqueados y se les impide llegar al lugar donde tuvieron lugar los supuestos ataques porque, ostensiblemente, no traían los permisos correctos que debieron obtener de la Organización de las Naciones Unidas.

Antes de proseguir, los lectores deben estar enterados de que ésta no es la única historia que ocurre en Duma. Muchas de las personas con las que hablé en medio de las ruinas de la ciudad me dijeron que jamás creyeron las historias del gas que, aseguraron, normalmente los grupos armados islamitas hacen circular. Estos yihadistas en particular han sobrevivido bajo tormentas de proyectiles guareciéndose en los hogares de la gente, y en vastos y anchos túneles subterráneos que han cavado con picos sus prisioneros, y que están tres pisos bajo tierra. Ayer caminé a través de tres de ellos. Son corredores muy amplios, en la roca viva, que contenían cohetes rusos –sí, rusos– y automóviles quemados.

Por esto la historia de Duma no es sólo sobre el gas… o la inexistencia del gas, como podría ser el caso. Es la historia de miles de personas que optaron por no huir de Duma en los autobuses que partieron la semana pasada junto con hombres armados con quienes hubieran tenido que coexistir como trogloditas durante meses para poder sobrevivir.

Caminé por toda la ciudad muy libremente sin que ningún soldado, policía o cuidador siguiera mis pasos; sólo estuve con dos amigos sirios, una cámara y mi cuaderno. A veces tuve que escalar terraplenes hasta de seis metros de altura, subir y bajar muros de tierra. Los habitantes están felices de ver a extranjeros entre ellos, y más felices aún de que el sitio a la ciudad finalmente ha terminado. Casi todos sonríen. Al menos aquellos cuyos rostros pueden verse porque un sorprendente número de mujeres en Duma usan la hijab negra de pies a cabeza.

Primero llegué a Duma como parte de un convoy escoltado de periodistas. Pero cuando un aburrido general anunció, afuera del destruido edificio del consejo, que no tenía información –ese muy útil lugar común que priva en el mundo oficial árabe– simplemente me fui. Muchos otros reporteros, en su mayoría sirios, hicieron lo mismo. Incluso un grupo de periodistas rusos –todos con atuendo militar– también se marcharon.

Fue una caminata corta para el doctor Rahaibani: de la puerta de su clínica subterránea –se le llama Punto 200 dentro de la extraña geología de esta zona de la ciudad que es parcialmente subterránea–. Se trata de un corredor que va colina abajo donde el médico me mostró su precario hospital de unas cuantas camas. Una niña pequeña lloraba mientras enfermeras le curaban una cortada que tenía arriba del ojo.

“Yo estaba con mi familia en el sótano de mi hogar, a 300 metros de aquí esa noche, pero todos los médicos saben lo que ocurrió. Hubo muchos bombardeos (de las fuerzas gubernamentales) y los aviones sobrevolaban Duma como siempre, pero esa noche hubo mucho viento y enormes nubes de polvo empezaron a invadir los sótanos en los que vive la gente. Comenzaron a llegar al hospital personas que sufrían de hipoxia (falta de oxígeno). Luego alguien en la puerta, un casco blanco, gritó ¡gas!y comenzó el pánico. La gente se arrojaba agua una a la otra. Sí, el video fue filmado aquí y es genuino, pero esas personas padecían hipoxia, no envenenamiento por gas”.

Extrañamente, después de conversar con más de 20 personas, no encontré a una sola que mostrara el mínimo interés en el papel que desempeñó Duma para provocar los ataques aéreos occidentales. Dos de estas personas de hecho me dijeron que no sabían que hubiera una relación entre ambos sucesos.

Es un mundo extraño por el que caminé. Dos hombres, Hussam y Nazir Abu Aishe, dijeron que estaban conscientes de que mucha gente fue asesinada en Duma, si bien el último admitió que tuvo un primo que fue ejecutado por el Jaish el Islam, supuestamente por ser cercano al régimen. Se encogieron de hombros cuando les pregunté sobre las 43 personas que se dijo murieron en el famoso ataque con armas químicas en Duma.

Devastación en instalaciones de los cascos blancos

Los cascos blancos –el equipo médico de respuesta inmediata que ya es legendario en Occidente, pero cuya historia tiene algunas aristas interesantes– desempeñaron el papel ya acostumbrado durante los combates. Los equipos son parcialmente financiados por la oficina británica del Exterior y la mayor parte de sus despachos locales tenían contratados a hombres de Duma. Encontré sus instalaciones destruidas no lejos de la clínica del doctor Rahaibani. Una máscara antigás se hallaba abandonada afuera de un contenedor de víveres. Uno de los cristales protectores de los ojos de la máscara estaba perforado y dentro de un cuarto había una pila de uniformes militares de camuflaje sucios. ¿Evidencia plantada? me pregunté. Lo dudo. El lugar estaba repleto de montones de cápsulas, equipo médico roto, archivos, ropa de cama y colchones.

Desde luego debemos escuchar el otro lado de la historia, pero eso no ocurrirá aquí: una mujer nos dijo que todos los cascos blancos en Duma abandonaron sus cuarteles y eligieron tomar los autobuses enviados por el gobierno para trasladarse, bajo protección rusa, a la provincia rebelde de Idlib, cuando los grupos armados al fin pactaron una tregua.

Había puestos de comida abiertos y una patrulla de policías militares rusos –lo cual ahora es un extra opcional en cada cese el fuego en Siria— y nadie se había molestado en entrar en la temible prisión islamita cerca de la Plaza de los Mártires, en cuyos sótanos supuestamente se realizaban decapitaciones.

El complemento de la ciudad a la policía del Ministerio del Interior sirio –cuyos elementos, de manera inquietante, usan ropa militar– son vigilados por los rusos que pueden, a su vez, ser vigilados por civiles. De nuevo, mis preguntas sobre el gas recibieron por respuesta una perplejidad genuina.

¿Por qué nadie recuerda nada?

¿Cómo puede ser posible que los refugiados de Duma que llegaron a los campamentos en Turquía arribaron describiendo los ataques con gas que nadie en Duma parecía recordar? Se me ocurrió por un momento, mientras caminaba más de dos kilómetros a través de estos miserables túneles cavados por prisioneros, que los ciudadanos de Duma han vivido tan aislados unos de otros durante tanto tiempo que ya las noticias, en nuestra acepción de la palabra, no tienen significado alguno para ellos. Siria no es exactamente una democracia jeffersoniana, como me gusta describirla a mis colegas árabes. Ciertamente es una dictadura sin escrúpulos, pero eso no podría acobardar a estas personas, felices de ver a extranjeros entre ellos, de responder con palabras con las cuales expresaban la verdad. ¿Qué es lo que me estaban diciendo?

Me hablaron de los islamitas bajo cuyo mandato han vivido. Me hablaron de cómo los grupos armados despojaron a los civiles de sus hogares para protegerse del gobierno sirio y de los bombardeos rusos. El Jaish el Islam quemó sus oficinas antes de abandonarlas, pero los enormes edificios dentro de las zonas de seguridad quedaron prácticamente aplastados por los bombardeos aéreos. Un coronel sirio al que me encontré detrás de estos edificios me preguntó si quería ver lo profundos que eran los túneles. Me detuve después de más de dos kilómetros cuando él observó de manera críptica: este túnel bien puede llegar a Gran Bretaña ¡Ah, sí, señora May! Ya recuerdo de quién fueron los ataques aéreos tan íntimamente conectados a este lugar de túneles y polvo. ¿Y gas?

(Tomado de La Jornada)

Anuncios

PERIODISTAS DEL CANAL ESTADOUNIDENSE O.A.N. VIAJARON A SIRIA Y DESMIENTEN ATAQUE QUÍMICO EN DUMA.

El reportero Pearson Sharp del canal O.A.N.,  junto con otros periodistas visitó Duma, donde estuvo acompañado por representantes del Gobierno sirio. En la localidad siria recopiló testimonios de residentes.

Sharp afirmó que ninguno de los cuarenta residentes encuestados en la ciudad confirmó la versión del supuesto ataque químico.

Ninguna de las personas con las que hemos hablado en la ciudad ha escuchado o visto nada sobre el ataque químico“, aseguró el reportero.

Según él, muchos residentes entrevistados “estaban muy cerca del lugar donde tuvo lugar el presunto ataque en el día en que supuestamente ocurrió“, añadió el periodista.

De acuerdo con los testimonios reunidos por Sharp, “los terroristas ‘fabricaron’ el ataque químico” con el fin de que Occidente atacara al Ejército sirio y ellos pudieran escapar.

“Esta historia fue contada y repetida por muchas personas”, subrayó el reportero.

Grabación falsificada

Sharp también relató que examinó la zona donde ocurrió el presunto ataque químico y no encontró signo alguno del uso de sustancias tóxicas.

El periodista también conversó con un empleado del hospital de la ciudad, que estaba de servicio el día en que aparecieron los reportes del ataque.

Según este médico, citado por Sharp, “un grupo de personas desconocidas irrumpió en el hospital gritando que había ocurrido un ataque químico“.

“Trajeron las presuntas víctimas y comenzaron a regarles con el agua de una manguera. Los médicos se pusieron nerviosos, agarraron las mangueras y empezaron a ayudar”, repitió Sharp las palabras del doctor.

Los desconocidos que trajeron a las víctimas lo grabaron todo con varias cámaras“, explicó el periodista.

“Cuando lavaron todo con agua recogieron sus pertenencias y se fueron”, agregó, citando al médico sirio de aquel hospital.

https://actualidad.rt.com/actualidad/268754-canal-estadounidense-evidencia-ataque-qimicio-duma

NOTA DE LA ADMINISTRADORA.- Una cadena estadounidense, sin una dotación económica boyante con es la O.A.N., de tendencia conservadora y que apoya a Donal Trump, fue capaz de solicitar permiso a las autoridades sirias para grabar “in situ”, con sus cámaras y reporteros, en la ciudad de Duma, los testimonios de residentes y médicos de hospitales donde, según los videos aportados de los Cascos Blancos, se atendió a las presuntas víctimas del supuesto ataque químico.

Una cadena española como La Secta, con fondos económicos milmillonarios, propiedad del empresario catalán Jaume Roures, ideológicamente anclado en el trotskismo, que firma contratos de todo tipo con varias dictaduras árabes madrinas del terrorismo islámico, como Qatar, no consideró relevante enviar un equipo a Siria para investigar la falsedad o verosimilitud de aquella noticia.

Tal vez es que el mes y medio que llevan investigando el máster de Cristina Cifuentes, resulta periodísticamente más jugoso e interesante… ¿para su audiencia?.

GARCÍA FERRERAS, EL “ROJO VIVO”, ALECCIONANDO A LOS PODEMISTAS, DURANTE UNA DE SUS HABITUALES COMIDAS LOS LÍDERES DEL CLUB DE PABLITO E ÍÑIGO

Sabemos de fuentes cercanas que Iñigo Errejón y Pablo Iglesias hablan frecuentemente con tertulianos, redactores y responsables de La Secta y La Cuatro, sobre la posibilidad de colocarles en la Comunidad de Madrid, cuando el PSOE y Podemos desbaraten el pacto PP-Ciudadanos.

El mejor colocado en las apuestas es Ignacio Escolar, director de “Público”, financiado por Roures, que sería portavoz del futuro presidente.

15 AÑOS DESPUÉS DE LA INVASIÓN, IRAK SIGUE ARRUINADO.

Quince años —tres lustros— han pasado ya desde que las tropas norteamericanas tomaran Bagdad sin apenas resistencia, pero Irak sigue arruinado por los efectos de la guerra y los atentados, dividido territorialmente e infectado por una corrupción rampante. La entrada de los soldados estadounidenses en la capital iraquí acabó con el régimen sangriento y despiadado […]

La entrada de los soldados estadounidenses en la capital iraquí acabó con el régimen sangriento y despiadado de Sadam Husein, quien en 2003 era tremendamente impopular, pero también plantó la semilla de un odio excesivo y destructor que terminó germinando y formando un monstruo llamado Daesh (proscrito en Rusia), que extendió sus tentáculos de terror no sólo por Irak sino, además, por otros Estados vecinos como Siria.

Para Estados Unidos la guerra en Irak tuvo un coste de 2,1 billones de dólares, según el minucioso cálculo realizado por el Instituto Watson de Estudios Internacionales de la Universidad de Brown.

El conflicto dejó entre 181.000 y 203.000 civiles muertos, según la ONG Iraq Body Count. Si se incluyen a los combatientes —fuerzas regulares, insurgentes y paramilitares—, la cifra aumenta hasta llegar entre 176.000 y 189.000 víctimas mortales.

4.000 soldados estadounidenses y 3.500 contratistas privados —eufemismo para mercenarios— perdieron la vida en esta guerra, que debía ser corta, pero se prolongó durante más de ocho años, hasta que Barack Obama decidió sacar en 2011 a las 40.000 tropas que aún participaban en “tareas de estabilidad y capacitación de las fuerzas de seguridad iraquíes“.

QUINCE AÑOS DE CAOS, DESTRUCCIÓN, CRÍMENES DE GUERRA, ASESINATOS, TORTURAS, EN FIN, LA NORMAL ACTIVIDAD DEL IMPERIO MÁS DAÑINO DE LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD

Los costes humanos fueron, pues, incalculables. Y las consecuencias geoestratégicas para Oriente Medio se antojan descomunales pues la invasión de Irak fue la antesala, el colaborador necesario de la guerra de todos contra todos que actualmente despedaza a Siria.

Pero lo más infame no es sólo eso sino que toda la operación se orquestó sobre una constelación de engaños.

El Gobierno de Bagdad fue acusado de no destruir las armas de destrucción masiva que poseía. La falsa denuncia fue llevada hasta el mismísimo Consejo de Seguridad de Naciones Unidas donde, el 5 de febrero de 2003, el entonces secretario de Estado de EEUU Colin Powell teatralizó el discurso de la Casa Blanca. Powell perjuró que la CIA tenía pruebas “irrefutables e innegables”, declaró que a Sadam no le iba a frenar “nada hasta que algo le detenga” e incluso agitó un vial como los que podrían contener ántrax, un potente agente tóxico biológico.

Powell no tuvo éxito y así, la invasión se llevó a cabo a espaldas del mandato de la ONU, es decir, sin una resolución que la legitimara ante la comunidad internacional.

Un año después, exactamente el 26 de mayo de 2004, The New York Times publicó un histórico editorial donde este influyente diario pedía perdón a sus lectores por haberles engañado sobre la existencia de armas de destrucción masiva en Irak.

LAS INFAMES MENTIRAS DE BUSH, CONDOLEZZA, COLIN, RUMSFELD, BLAIR, AZNAR, SIRVIERON PARA ENGAÑAR AL MUNDO CON EL APOYO DE LOS MEDIOS PERIODÍSTICOS, EXACTAMENTE LAS MISMAS MENTIRAS PARA MASACRAR Y EXPOLIAR LIBIA Y AHORA SIRIA

Hemos encontrado varios casos de cobertura que no fueron tan rigurosos como deberían haber sido. En algunos casos, la información que era controvertida en ese momento, y parece cuestionable ahora, fue insuficientemente cualificada o seguía sin respuesta”.

“Mirando hacia atrás, desearíamos haber sido más agresivos…”, decía un fragmento del texto que ya se estudia —o debería estudiarse— en las facultades de Periodismo. Los medios de comunicación estadounidenses contribuyeron a propagar el bulo.

Luego se arrepintieron, pero era demasiado tarde pues la ciega máquina de la guerra ya se había puesto en marcha.

Washington es responsable por haber mentido flagrante y deliberadamente al mundo entero a propósito de las razones que le llevaron a lanzar esa vergonzosa ofensiva.

Pero también es culpable por haber creado en Irak las bases políticas sectarias que auparon al poder a responsables inadecuados e incapaces para afrontar los retos a los que tenían que enfrentarse los ciudadanos iraquíes.

Hoy en día, el 53% de los estadounidenses cree que la guerra de Irak fue un error, según una encuesta de Gallup.

A partir de 2014 los fanáticos del Daesh —una mutación de Al Qaeda— plantaron su bota en Irak, se hicieron fuertes en las regiones noroccidentales desde donde exportaron su veneno. Ocho meses de batalla tuvieron que pasar para que las autoridades iraquíes recuperaran el control de la ciudad de Mosul que quedó en gran parte reducida a ruinas.

Tropas regulares iraquíes junto a peshmergas kurdos y paramilitares chiíes expulsaron a los integristas islámicos de la bandera negra gracias al apoyo de la aviación turca y estadounidense.

Como escribe el analista internacional Jorge Tamanes, en un artículo recientemente publicado en la revista española Estudios de Política Exterior, ante este triste 15 aniversario “abundan las excusas, el lavado de imagen de los responsables y un clima de problemas internacionales similar al de 2003“.

CRIMINALES DE GUERRA JAMÁS PROCESADOS EN EL TRIBUNAL DE LA HAYA. EL TERRORISMO OCCIDENTAL “ALIADO” GOZA DE IMPUNIDAD

Tamanes sostiene con acierto que en EEUU existe ahora una especie de “amnesia” general.

La catástrofe no parece asumirse en Washington. O, precisamente debido a su magnitud, los responsables se dedican a minimizarla“, añade.

Y pone el ejemplo del periodista Robert Kaplan, cercano al Gobierno de Bush hijo, uno de los que más apoyó la intervención militar.

Kaplan intenta ahora justificar que no fueron los estadounidenses los que llevaron a Irak a la ruina, sino la ideología que mantenía a Sadam en el poder, esto es, el baazismo, en palabras de Kaplan “una mezcla tóxica de nacionalismo árabe secular y socialismo al estilo del Bloque del Este”.

Con la promesa de traer libertad y estabilidad a la zona, George Bush hijo humilló a los iraquíes, incluso a quienes odiaban a muerte a Sadam. Les trajo la guerra y el caos.

FUE UNA PENA QUE EN LUGAR DE UN ZAPATO NO LE HUBIERAN LANZADO ALGO MÁS CONTUNDENTE Y EXPLOSIVO

Sólo así se entiende la airada y simbólica reacción de un periodista local que llamó “perro” al presidente de EEUU y le lanzó sus zapatos, durante una rueda de prensa celebrada en Bagdad el 14 de diciembre de 2008.

Aunque Bagdad ya no ostenta la terrible posición de ser la capital mundial del terrorismo, los iraquíes todavía tienen muy buenas razones para sentir miedo.

Aunque el Daesh se encuentre en desbandada, la violencia no va a desaparecer del país porque ésta va transformándose en oleadas de secuestros.

Condena Congreso de EE.UU. bombardeo de Trump en Siria.

f0106035El Congreso de Estados Unidos condenó los ataques y bombardeos autorizados por el presidente presidenteDonald Trump contra tres ciudades de Siria, en respuesta al supuesto ataque de armas químicas registrado el pasado sábado en la ciudad siria de Duma.

El Parlamento estadounidense afirmó que los bombardeos son ilegales por no contar con la aprobación necesaria y pertinente del Gobierno, que es el encargado de autorizar cualquier ejecución de una acción militar.

«Es el Congreso, no el presidente (…) quien tiene el poder de autorizar la acción militar (…) Al bombardear ilegalmente Siria, el presidente ha negado una vez más al pueblo estadounidense, cualquier supervisión o rendición de cuentas en esta guerra interminable», aseveró la congresista republicana, Barbara Lee.

«Estos ataques son inconstitucionales, ilegales y temerarios», agregó el parlamentario Justin Amash.

Asimismo, 88 legisladores republicanos y demócratas exhortaron a Trump de abstenerse a atacar Siria, ya que no existen ningunas amenaza directas contra EE.UU. además de no tener pruebas concretas sobre el ataque químico.

Llaman en Cuba a unidad mundial a favor de la paz —

La Habana, 15 mar (PL) Organizaciones cubanas llamaron hoy a las personas defensoras de la paz en el planeta a unirse en la redes sociales en el reclamo del desarme global y del fin de las guerras.

El Movimiento Cubano por la Paz y el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) realizaron la convocatoria a partir del concepto de que la paz es un derecho humano.

En ese sentido, invitaron a los internautas a unirse al tuitazo ‘Unidos por la paz’, el cual acompañarán con los debates de un panel de expertos sobre temas internacionales como las bases militares extranjeras, América Latina y el Caribe como Zona de Paz, la carrera armamentista, el desarme nuclear y las amenazas de Estados Unidos contra Venezuela y Cuba.

Según la convocatoria, el llamado es a utilizar en Twitter las etiquetas #ALCZonaDePaz y #TodosSomosVenezuela.

 

#NoALaGuerra el mundo necesita PAZ.

a través de #NoALaGuerra el mundo necesita PAZ — Cuba por Siempre

Los sirios salen a las calles a condenar la agresión y festejar fracaso imperial.

 Sirios-salen-a-las-calles2-580x325

Decenas de ciudadanos salieron este sábado a las calles de Damasco, capital de Siria, para celebrar el ataque fallido de Estados Unidos (EE.UU.), Reino Unido y Francia. La defensa antiaérea siria logró repeler la acción bélica, informó la agencia SANA.

El Ejército sirio logró interceptar 13 misiles en la localidad Al Kiswah, al sur de Damasco; donde civiles y militares celebraron el fracaso del ataque occidental, liderado por el presidente de EE.UU., Donald Trump.

“Hemos resistido el ataque”, declaró un representante del Ejército sirio citado por la agencia Reuters. “Los rusos nos advirtieron de antemano, y evacuamos todas las bases militares hace unos días”, añadió.

Hasta el momento se registran tres heridos en la provincia de Homs producto de la acción bélica, basada en el envío de más de 100 misiles de crucero y misiles aire-tierra. En cuanto a daños materiales, no hay reportes de mayores destrozos.

El pueblo sirio, junto a los militares, festejaron con banderas de la República Árabe y de Rusia, principal aliado de Damasco en su defensa al ataque de EE.UU.; basado en el supuesto uso de armas químicas.

A pesar del llamado de Siria y Rusia, entre otras naciones, de solicitar una investigación internacional para aclarar el presunto ataque químico, Trump decidió bombardear una vez más el país árabe, apoyado por la primera ministra británica Theresa May y el mandatario francés Emmanuel Macron.