Rinde Raúl homenaje a #Fidel en Santa Ifigenia

Raúl rinde honores a Fidel en Santa Ifigenia. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Raúl rinde honores a Fidel en Santa Ifigenia. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Amanece en el Cementerio Patrimonial de Santiago de Cuba. “Buenos días, Fidel”, diría el poeta. “Presenten armas”, ordena el alto oficial. El Himno rompe el sepulcral silencio y ahonda la solemnidad. Al cielo sube “la bandera más bella que existe”, apenas son las 7:00 de la mañana en la tierra donde reposa el Comandante en Jefe, el líder insurrecto y redentor.

Del edificio administrativo del camposanto, salen los jóvenes soldados, erguidos e impecables, por el sendero que abren las califas. Suena la Elegía a José Martí, canto de una banda que el alma se conmueve. Allí están los dirigentes de la Revolución, el General de Ejército Raúl Castro Ruz encabeza el pequeño grupo, que esta mañana rinde honores al estadista de la nación, a un año de su descanso definitivo en esta tierra cubana.

El relevo de la guardia de honor se hace a la vez en los monumentos a Fidel Castro, José Martí, Carlos Manuel de Céspedes y Mariana Grajales, ilustres cubanos, jamás vencidos.

Hasta la piedra, donde un año atrás llegara a esta misma hora la urna de cedro con las cenizas del Comandante, el pueblo lleva rosas blancas, la ofrenda la custodian un combatiente, una mujer, un obrero y una estudiante, rostros de una Isla dignificada.

La corneta toca las notas que otrora llamaron al combate, las palabras del Comandante en Jefe resuenan en Santa Ifigenia como aquel 1 de mayo de 2000 en la Plaza, el día que nos legó por siempre el concepto de Revolución para hacerlo ley de vida, en que en letras doradas está escrito muy cerca de él, “porque no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas”.

El Presidente cubano anda sobre sus pasos, lleva en un puño la rosa y el corazón. Raúl se cuadra frente al Jefe. Es el momento más íntimo de la ceremonia, trascurre frente al monolito que guarda toda la gloria del mundo. Después del hermano, pasan compañeros de la Sierra y el Llano, de la pelea y el porvenir.

De la Plaza Antonio Maceo han salido los peregrinos, más de 300 mil, vienen por la avenida Patria. Traen flores, consignas que gritan sentimientos, la nostalgia clavada en la mirada. Vienen a rendir honores al invicto, al guerrillero que traía el monte y el pueblo en la piel.

Raúl se dirige ahora al encuentro del Apóstol, un haz de luz ilumina la cámara funeraria, los presentes lo acompañan. Así sucede ante la tumba de Céspedes, padre del que somos deudores, y frente a Mariana, madre ceiba, madre Patria, se honra a la mujer, al misterio y la epopeya.

El cielo ya viste de amor encendido, los santiagueros se aproximan, Cuba camina en sus pies. El Comandante de Jefe los aguarda. Intactas han quedado las huellas en Santiago, las de Fidel en nosotros y las nuestras en él.

General de Ejército Raúl Castro Ruz encabeza el pequeño grupo, que esta mañana rinde honores al estadista de la nación. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Raúl rinde honores a Fidel en Santa Ifigenia. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Del edificio administrativo del camposanto, salen los jóvenes soldados, erguidos e impecables, por el sendero que abren las califas. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Los santiagueros peregrinan desde la plaza hasta Santa Ifigenia. Foto: Irene Pérez

En fotos, homenaje de Santiago de Cuba a Fidel:

En video, ceremonia en homenaje a Fidel Castro en Santa Ifigenia:

Anuncios

A la luz de las velas con #Fidel #FidelEntreNosotros #YoSoyFidel

portada por dentro

Tomado de giron.cu

A la luz de las velas, jóvenes estudiantes y profesores de la Universidad de Matanzas realizaron una vigilia en homenaje al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en ocasión del primer aniversario de su partida física.

Mediante la iniciativa, organizada por la Federación Estudiantil Universitaria, cada participante tuvo la oportunidad de iluminar la Galería Abierta del centro de altos estudios con una vela en señal de respeto y recordación al líder histórico de la Revolución Cubana, expresó Miladys Moreno Sesé, comunicadora de la institución académica.

Como parte del encuentro, las nuevas generaciones transmitieron sus impresiones en las redes sociales y trovadores del movimiento de artistas aficionados ofrecieron su talento al público.

Además, la cita devino espacio idóneo para proyectar audiovisuales sobre la presencia de Fidel Castro en la provincia y acogió la exposición fotográfica El Maestro Mayor. (Fotos: Cortesía de la Universidad de Matanzas)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

#Cuba La Patria es… Santa Ifigenia #SantiagodeCuba

Por Manuel Hernández Barrios*

La patria es también el cementerio Santa Ifigenia de Santiago de Cuba que ha devenido sitio de peregrinación de cubanos y cubanas y de decenas de personas de todo el mundo que vienen aquí a rendir honra y tributo al líder histórico de la Revolución Cubana.

Sobre por qué es sitio patrimonial de la historia de Cuba y particularmente de la de Santiago, sobre toda la gloria que encierra ese lugar, y quiénes están sembrados allí, abordó el espacio televisivo Mesa Redonda de este viernes 19 de mayo, día de la muerte de José Martí, el hombre al frente de los destinos de Cuba, a quien antes de su muerte le llamaban el presidente.

Sobre Santa Ifigenia

Omar López, conservador de la ciudad de Santiago de Cuba cuenta que el Cementerio General de Santa Ifigenia surge en 1868. Desde muy temprano llegan los restos de personalidades como es el caso de Carlos Manuel de Céspedes, quien muere en San Lorenzo, y sus restos son conservados y traídos hasta el cementerio gracias a la acción de varios patriotas. José Martí llega después de caído en combate y traído aquí para su reconocimiento.

También albergan los restos de oficiales y soldados muertos en campaña que fueron enterrados en la manigua. De ahí surge el Panteón a los héroes de la independencia, donde se conservan los restos de José Maceo Grajales, Flor Crombet, Guillermón Moncada, Cornelio Oropesa, y otros muchos mártires. Así comenzó a convertirse en lugar de veneración.

Los restos de Mariana Grajales se trajeron desde Jamaica, lo que constituyó una acción republicana muy interesante, que hizo posible que hoy tengamos a la madre de la Patria en San Ifigenia.

En la década de los ´40 se produce la intención de hacer una tumba digna para el apóstol Martí y se construye el actual Mausoleo que, por sus pretensiones estéticas y formales, constituye un lugar pensado para la veneración. 28 monolitos rememoran los lugares donde estuvo Martí en los campos del Oriente, pero también tiene frases que demuestran la magnitud y la dignidad del pensamiento martiano. Caminar por el sendero Martí es caminar por el pensamiento martiano.

Para los santiagueros el 30 de julio ha quedado instituido como fecha de veneración, y van al cementerio a rendirle homenaje a Frank País y a los héroes y mártires. Construye también una tumba donde están los mártires caídos el 26 de Julio.

Hoy este es un lugar especial, máxime cuando sabemos que a partir del 4 de diciembre de 2016 llegan a Santa Ifigenia las cenizas de Fidel Castro. Con esto se suman los padres fundadores de la Patria en este cementerio. Aquí están el iniciador de 1868, el de 1895 José Martí y el de nuestra última etapa revolucionaria, Fidel. También está el autor del Himno Nacional. Visitar este cementerio es un libro abierto con la historia.

Una introducción: los cementerios cubanos

El máster en ciencias René González Barrientos, presidente del Instituto de Historia, ha estudiado los sitios donde descansan héroes de la Patria, sobre todo generales de la independencia. Comparó que siente el mismo impacto cuando va a Santa Ifigenia que cuando va al Cementerio de Colón, donde se encuentra la tumba con los restos de Máximo Gómez, y también los restos de los padres de José Martí, la primera tumba que se le hizo a Calixto García.

“Los cementerios son sitios de cultura, de veneración, son instituciones culturales vivas, donde se puede estudiar la historia de un país desde cualquier ángulo”.

Informó además que después de un proceso investigativo se descubrió que en el Cementerio de Colón descansan hoy 71 generales del Ejército Libertador. Esa es una cifra considerable. Hombre como el doctor Félix Figueredo. Hay tres mayores generales, el dominicano Máximo Gómez, el polaco Carlos Roloff Mialofsky, el puertorriqueño Juan Rius Rivera, el catalán José Miró Argenter, y el colombiano José Rogelio del Castillo. También descansan allí los restos de Fernando Figueredo Socarrás, el autor de La Revolución de Yara, el libro del que Martí dijo que cada soldado debía llevarlo en su equipaje con la misma Fe con que un cristiano lleva la biblia. También los restos de Enrique Collazo, el autor de Cuba heroica, Los Americanos en Cuba, Cuba Intervenida. Bernabé Boza, el ayudante de Máximo Gómez. Enrique Loynaz del Castillo, autor de Memorias de la Guerra. Los restos de Juan Gualberto Gómez, de Eusebio Hernández, de Domingo Méndez Capote.

Bernarda Toro de Peregrín, la viuda de Máximo Gómez. Está Amalia Simoni. Los restos de Rafael Maceo, y los restos de Calixto García fueron enterrados por primera vez en el cementerio de Colón. La poetisa puertorriqueña Loló Rodríguez que escribió: Cuba y Puerto Rico son de un pájaro, las dos alas.

En cada provincia hay un panteón donde se le rinde culto a los soldados internacionalistas que murieron en el cumplimiento de misiones, y uno de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Esto convierte a los cementerios en lugares sagrados.

El también miembro concurrente de la Academia de Historia, René González Barrientos, dijo que los cementerios cubanos son un precioso libro de historia para impartir la docencia.

El altar de la Patria

Marta Hernández, historiadora del Cementerio de Santa Ifigenia, expresó con una calidez que atrapa, “él es un cementerio, pero por la historia, la cultura, el arte que encierra, los 149 años que cumplió este 22 de abril, por representar los momentos más importantes de nuestras guerras, por eso ya el cementerio acogió la categoría de ser un gran Museo a Cielo Abierto. Desde 1937 es declarado Monumento Nacional. El 20 de mayo de 1979, con la ley número dos de nuestra Revolución es protegido por el Estado con la Condición de Monumento Nacional. Es una escuela.

“Todo aquel que se sienta cubano, y que ame la historia de su país, tiene que venir al menos una vez a este lugar para que salga fortalecido y reviva momentos que a veces muy fríamente damos en el aula. Santiago de Cuba es una ciudad musical, aquí está enterrado Pepe Sánchez, el autor del primer bolero cubano.

“Aquí está Miguel Matamoros, Ñico Saquito. Tiene un sendero de más de 14 trovadores importantes de la música tradicional cubana. Aquí está enterrado el último médico de Napoleón Bonaparte. Aquí descansa un maestro de la Prima Ballerina Alicia Alonso. Es un lugar donde la cultura prima. Está Dulce María Serré, una de las primeras pianistas de los conservatorios de Santiago de Cuba. Aquí está Félix B. Caignet, quién no lloró con EL derecho de nacer. Este es como el altar de la Patria.

“En el cementerio hay un Mausoleo donde están los mártires del 26 de Julio de 1953 donde están los restos de 39 moncadistas, y recientemente se pusieron los restos de Haydee, de Melba y de Pedro Miré. En la parte de atrás están los caídos en la insurgencia que son los jóvenes que mueren en la lucha clandestina contra la dictadura de Batista y se le sumaron los que mueren en la Sierra Maestra, en el combate del Uvero. Ese monumento tiene 140 nichos, ahí hay 114 mártires, están los 23 jóvenes que mueren el 30 de noviembre.

“En este cementerio por voluntad familiar, hay 22 tumbas que guardan restos de mártires que están señalizados con una bandera cubana, y una bandera del M-26-7. Otras tumbas que solo tienen una bandera cubana, que son las tumbas de los generales de las guerras de independencia que descansan con sus familiares. El cementerio tiene más de 30 generales.

“Los soldados españoles que no pudieron ser repatriados quedaron también aquí, y también están cerquita del Mausoleo de Martí. Hay gobernadores de la época colonial.

“La sensibilidad artística de Juan Almeida todavía la sentimos viva. Se mostró preocupado por la preservación de este patrimonio. Venía casi todas las semanas a preguntar que estábamos haciendo. Él es el que compone ese Himno que se llama Elegía a José Martí, que comenzó a escucharse por primera vez el 19 de mayo de 2002.

“El Comandante en Jefe está en la obra que diariamente hace uno. Desde el 4 de diciembre de 2016 se hace guardia de honor a nuestro Comandante en su monolito. Y para los muchachos, los guardianes de la Patria, es un honor. Durante ese momento de cambio de honor nadie habla, la gente observa y guarda tributo.

“A la sencilla tumba de Frank y de Josué también van los visitantes. Allí está también su padre que fue reverendo, la madre, una mujer que pierde dos hijos en medio de la contienda. Los 30 de julio hay una gran peregrinación desde el parque Céspedes, a la misma hora de la muerte de Frank hasta este cementerio y todo el mundo trae una flor”.

La muerte de Martí


El 19 de mayo fue descrito por Máximo Gómez en su diario con unas palabras tremendas: Qué guerra esta. Pensaba yo por la noche que, al lado de un instante de ligero placer, aparece otro de amarguísimo dolor. Ya nos falta el mejor de los compañeros y el alma, podemos decir, del levantamiento.

El doctor Rolando Rodríguez García, miembro de número de la Academia de Historia y profesor titular de la Universidad de La Habana cuenta que “la noche del 18 de mayo Martí está en Dos Ríos escribiendo la carta famosa a Manuel Mercado. Massó esa noche recoge a los 350 hombres y se va a la Vuelta Grande, a donde llega Martí cerca de las cuatro de la mañana. Por la mañana llega Gómez, que estaba emboscando a las tropas de Jiménez de Sandoval, que estaba al mando de 800 hombres. Martí dice allí, aquella mañana, que por Cuba estaba dispuesto a clavarse en la cruz.

“Aproximadamente a las once de la mañana Gómez sale a la carga, Al rato Martí salí junto con Massó, cruzan por Santa Úrsula, Gómez acomete a una de las tres vanguardias, la machetea, y en ese momento se da cuenta que Martí viene detrás. Le dice que ese no era su lugar. Pero le está dando las órdenes al Jefe de la Revolución. En Mejorana él había anunciado que del campo no se iba hasta que no viera dos o tres combates.

“Queda entonces Martí por las inmediaciones, mientras Gómez ataca y se da cuenta que lo que tiene delante es una muralla de tres compañías españolas. Mientras tanto Martí ve pasar por delante a Ángel de la Guardia, y le dice joven vamos a la carga. No se da cuenta que junto al contramaestre hay una emboscada y choca contra ella. Allí recibe tres disparos, uno por debajo de la oreja derecha y le sale por el maxilar superior, otra que le parte el esternón, y una tercera que le da en el muslo. Esto es lo que dice el acta que levanta el médico que le hace la necropsia.

“El capitán Satué reconoce a Martí por su vestimenta de saco oscuro y bombín, y porque lo conoció en Santo Domingo. Martí fue el único muerto de los cubanos en Dos Ríos. Jiménez Sandoval se lo lleva y lo entierra en Remanganagua, debajo de un sargento español, en tierra viva.

“En ese momento de su muerte tiene un saco oscuro, un pantalón claro, y zapatos, y no las alpargatas comunes de campaña. Antes andaba con una chamarra y un pantalón de dril”.

Pero, ¿por qué en Santiago de Cuba termina enterrado José Martí? El también Premio Nacional de Ciencias Sociales y de Historia, Rodríguez García, comenta que “Jiménez Sandoval sabía que llevaba un muerto muy importante y que debía ser conocido. En Remanganaguas el médico Valencia embadurna el cadáver con una solución que prepara allí mismo, y lo llevan a San Luis, de allí a Palma Soriano, y por último a Santiago de Cuba. Los órganos de Martí están en Remanganaguas. En Santa Ifigenia es Jiménez Sandoval quien despide el duelo, y le hace una despedida muy elegante de parte de los españoles. El Primer nicho fue asumido por el Alcalde de Santiago”.

En los cementerios se siembran semillas

La licenciada Katiuska Blanco Castiñeiras, periodista, escritora, biógrafa de Fidel, tuvo la suerte de ser una de las periodistas que acompaña a Fidel en su visita del año 1995, que sale de Playitas de Cajobabo el 11 de abril cuando se cumplen los 100 años del desembarco de Martí y Gómez.

Narra que ese año de 1995 es un año extraordinario porque es año de centenarios. Por ejemplo, el 31 de enero cuando Martí sale de Nueva York para iniciar su viaje hacia el destino final que es la guerra. Es el año del centenario del desembarco por Playitas. Es el año del centenario de la Carta de Martí a Manuel Mercado, y finalmente es el centenario de la caída en combate de José Martí.

“Fidel ese año en Dos Ríos se fija en el clima y en el contexto del lugar. Y empieza hablar de que le gustaría que en Dos Ríos se conservara el bosque como en aquel tiempo, busca la forma de iniciar un proyecto para que la frondosidad creciera aún más, para proteger la ladera del río. Llegamos al Cementerio de Santa Ifigenia y Fidel colocó allí rosas blancas en el monumento a Martí. Allí Fidel dice que Martí es un árbol que crece, que era un hombre conocido en su tiempo, pero no en toda su extraordinaria y cósmica dimensión, que solo con el paso de los años se pudo conocer mucho más los múltiples significados de la vida, del pensamiento yd e la obra de Martí.

“Fidel expresó que no se sentía triste, sino que ese día de la caída, era como si se sembrara una semilla. Después dice que siente que José Martí está en nuestro pueblo. En ese año veníamos renaciendo del momento más profundo del periodo especial. Él dice que Martí está en nuestro pueblo por el sentimiento del pueblo, por como el pueblo es de solidario, generoso, laborioso, justo, un pueblo que ha hecho grandes cosas, pero con un sentimiento muy valioso, muy generoso hacia sí mismo, y hacia los demás pueblos del mundo.

“En Santa Ifigenia están esos de los que Fidel dijo una vez que no están ni olvidados, ni muertos. En los cementerios están todos los que hicieron esta Patria. Son vida, sacrificio, y semilla”.

Tomado del sitio de La Mesa Redonda Emisión: 19/05/2017

Vivimos bajo el control de una especie de Imperio de la Vigilancia #Cuba

Durante mucho tiempo, la idea de un mundo “totalmente vigilado” ha parecido un delirio utópico o paranoico, fruto de la imaginación más o menos alucinada de los obsesionados por los complots. Sin embargo, hay que rendirse a la evidencia: aquí y ahora vivimos bajo el control de una especie de Imperio de la Vigilancia. Sin que nos demos cuenta, estamos, cada vez más, siendo observados, espiados, vigilados, controlados, fichados. Cada día se perfeccionan nuevas tecnologías para el rastreo de nuestras huellas. Empresas comerciales y agencias publicitarias cachean nuestras vidas. Con el pretexto de luchar contra el terrorismo y otras plagas[1], los gobiernos, incluso los más democráticos, se erigen en Big Brother, y no dudan en quebrantar sus propias leyes para poder espiarnos mejor. En secreto, los nuevos Estados orwelianos intentan, muchas veces con la ayuda de los gigantes de la Red, elaborar exhaustivos ficheros de nuestros datos personales y de nuestros contactos [2], extraídos de los diferentes soportes electrónicos.

Tras la oleada de ataques terroristas que desde hace veinte años viene golpeando ciudades como Nueva York, Washington, París, Toulouse, Bruselas, Boston, Ottawa, Oslo, Londres, Madrid, Túnez, Marrakech, Casablanca, Ankara, etc., las autoridades no han dejado de utilizar el enorme pavor de una sociedad en estado de shock para intensificar la vigilancia y reducir, en la misma proporción, la protección de nuestra vida privada.

Que se entienda bien: el problema no es la vigilancia en general; es la vigilancia clandestina masiva. Ni que decir tiene que en un Estado democrático las autoridades están completamente legitimadas para vigilar a cualquier persona que consideren sospechosa, apoyándose en la ley y con la autorización previa de un juez. Como dice Edward Snowden:

No hay problema cuando se trata de escuchas telefónicas a Osama Bin Laden. Los investigadores pueden hacer este trabajo mientras tengan permiso de un juez –un juez independiente, un juez de verdad, no un juez anónimo–, y puedan probar que hay una buena razón para autorizar la escucha. Y así es como se debe hacer. El problema surge cuando nos controlan a todos, en masa y todo el tiempo, sin una justificación precisa para interceptar nuestras comunicaciones, sin indicio jurídico alguno que demuestre que hay una razón plausible para violar nuestros derechos[3].

Con la ayuda de algoritmos cada vez más perfeccionados, miles de investigadores, ingenieros, matemáticos, estadísticos, informáticos, persiguen y criban las informaciones que generamos sobre nosotros mismos. Desde el espacio nos siguen satélites y drones de mirada penetrante. En las terminales de los aeropuertos, escáneres biométricos analizan nuestros pasos, “leen” nuestro iris y nuestras huellas digitales. Cámaras infrarrojas miden nuestra temperatura corporal. Las pupilas silenciosas de cámaras de video nos escudriñan en las aceras de las ciudades o en los pasillos de los supermercados[4]. Nos siguen la pista también en la oficina, en las calles, en el autobús, en el banco, en el metro, en el estadio, en los aparcamientos, en los ascensores, en los centros comerciales, en carreteras, estaciones, aeropuertos…

Además, con el desarrollo en marcha de la “Internet de las cosas”, muchos elementos de nuestro hogar (refrigerador, botiquín, bodega, etc.), incluso nuestro vehículo[5], van a poder suministrar también informaciones valiosas sobre nuestras costumbres más personales.

Hay que decir que la inimaginable revolución digital que estamos viviendo, y que trastoca ya tantas actividades y profesiones, también ha desbaratado completamente el campo de la información y el de la vigilancia. En la era de Internet, la vigilancia se ha vuelto omnipresente y totalmente inmaterial, imperceptible, indetectable, invisible. Además, ya es, técnicamente, de una excesiva sencillez.

Software espía

Ya no son necesarios toscos trabajos de albañilería para instalar cables y micros, como en la célebre película La conversación[6], en la que un grupo de “fontaneros” presenta, en un Salón dedicado a las técnicas de vigilancia, chivatos más o menos chapuceros, equipados con cajas rebosantes de hilos eléctricos, que había que disimular en las paredes o bajo los techos… Varios estrepitosos escándalos de la época –el caso Watergate[7], en Estados Unidos; el de los “fontaneros del Canard[8]”, en Francia–, fueron fracasos humillantes de los servicios de información, que mostraron los límites de estos viejos métodos mecánicos, fácilmente detectables y perceptibles.

En la actualidad, poner a alguien bajo escucha es asombrosamente fácil, y está al alcance de cualquiera. Quien quiera espiar su entorno encuentra una larga lista de opciones[9] de libre acceso en el comercio. En primer lugar, manuales de instrucción muy didácticos “para aprender a seguir la pista y espiar a la gente[10]”. Y al menos media docena de software espías (mSpy, GSmSpy, FlexiSpy, Spyera, EasySpy) que “leen” sin problemas el contenido de los teléfonos móviles[11]: sms, correos electrónicos, cuentas en Facebook, WhatsApp, Twitter, etc.

Con el impulso del consumo “en línea” se ha desarrollado considerablemente la vigilancia de tipo comercial, que ha generado un gigantesco mercado de datos personales, convertidos en mercancía. Cuando nos conectamos a una web, las cookies[12] guardan en la memoria el conjunto de las búsquedas realizadas, lo que permite establecer nuestro perfil de consumidor. En menos de veinte milisegundos, el editor de la página que visitamos vende a potenciales anunciadores informaciones que nos afectan, recogidas sobre todo por las cookies. Apenas algunos milisegundos después, aparece en nuestra pantalla la publicidad que supuestamente tiene más impacto en nosotros. Y ya estamos definitivamente fichados[13].

Una alianza sin precedentes

En cierto modo, la vigilancia se ha “privatizado” y “democratizado”. Ya no es un asunto reservado únicamente a los servicios gubernamentales de información. Aunque, gracias también a las estrechas complicidades que los Estados han entablado con las grandes empresas privadas que dominan las industrias de la informática y de las telecomunicaciones, su capacidad en materia de espionaje de masas ha crecido de forma exponencial. En la entrevista con Julian Assange que publicamos en la segunda parte de este libro, el fundador de WikiLeaks[14] afirma:

Las nuevas empresas, como Google, Apple, Microsoft, Amazon y más recientemente Facebook han establecido estrechos lazos con el aparato del Estado en Washington, especialmente con los responsables de la política exterior. Esta relación se ha convertido en una evidencia […]. Comparten las mismas ideas políticas y tienen idéntica visión del mundo. En última instancia, los estrechos vínculos y la visión común del mundo de Google y la Administración estadounidense están al servicio de los objetivos de la política exterior de los Estados Unidos[15].

Esta alianza sin precedentes –Estado + aparato militar de seguridad + industrias gigantes de la Web– ha creado este Imperio de la vigilancia cuyo objetivo claro y concreto es poner Internet bajo escucha, todo Internet y a todos los internautas.

En esta situación, es necesario tener en cuenta dos ideas muy concretas:

1- El ciberespacio se ha convertido en una especie de quinto elemento. El filósofo griego Empédocles sostenía que nuestro mundo estaba formado por una combinación de cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego. Pero el surgimiento de Internet, con su misterioso “interespacio” superpuesto al nuestro, formado por miles de millones de intercambios digitales de todo tipo, por su streaming y su clouding, ha engendrado un nuevo universo, en cierto modo cuántico, que viene a completar la realidad de nuestro mundo contemporáneo como si fuera un auténtico quinto elemento.

En este sentido, hay que señalar que cada uno de los cuatro elementos tradicionales constituye, históricamente, un campo de batalla, un lugar de confrontación. Y que los Estados han tenido que desarrollar componentes específicos de las fuerzas armadas para cada uno de estos elementos: el ejército de Tierra, el ejército del Aire, la Armada y, con carácter más singular, los bomberos o “guerreros del fuego”. De manera natural, desde el desarrollo de la aviación militar en 1914-1918, todas las grandes potencias han añadido hoy, a los tres ejércitos tradicionales y a los combatientes del fuego, un ejército cuyo ecosistema es el quinto elemento: el ciberejército, encargado de la ciberdefensa, que tiene sus propias estructuras orgánicas, su Estado mayor, sus cibersoldados y sus propias armas: superordenadores preparados para librar la ciberguerra digital[16] en el ámbito de Internet.

2- Internet se ha centralizado. Al principio, se percibió la Red como una explosión de posibilidades de expresión individuales, que permitía escapar de la dependencia de los monopolios estatales (correos, telégrafo, teléfono), de los gigantes de las telecomunicaciones y de los grandes medios de comunicación dominantes (prensa, radio, televisión). Era sinónimo de libertad, de evasión, de creatividad. Veinticinco años después, la Red está a punto de sufrir una violenta centralización en torno a ciertas colosales empresas privadas: las GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon, Microsoft), todas estadounidenses, que, a escala planetaria, acaparan las diferentes facetas de la Red, y de las que son extraordinariamente dependientes los aproximadamente 3 mil quinientos millones de internautas, quienes, a su vez, las alimentan con todos sus datos personales. Y de este modo, las enriquecen descomunalmente.

Para las generaciones de menos de 40 años, la Red es sencillamente el ecosistema en el que han madurado su pensamiento, su curiosidad, sus gustos y su personalidad[17]. Para ellos, Internet no es sólo una herramienta autónoma que se utiliza para tareas concretas. Es una inmensa esfera intelectual, en la que se aprende a explorar libremente todos los saberes. Y, al mismo tiempo, un ágora sin límites, un foro donde la gente se encuentra, dialoga, intercambia y adquiere cultura, conocimientos y valores, generalmente compartiéndolos.

Para estas nuevas generaciones, Internet representa lo que para sus antepasados fueron simultáneamente la Escuela y la Biblioteca, el Arte y la Enciclopedia, la Ciudad y el Templo, el Mercado y la Cooperativa, el Estadio y el Escenario, el Viaje y los Juegos, el Circo y el Burdel… Es tan fabuloso que “por el placer de evolucionar en un universo tecnológico, el individuo no se preocupe de saber, y aún menos de comprender, que las máquinas gestionan su vida cotidiana. Que cada uno de sus actos y gestos es registrado, filtrado, analizado y, eventualmente, vigilado. Que, lejos de liberarle de sus ataduras físicas, la informática de la comunicación constituye sin duda la herramienta de vigilancia y control más formidable que el hombre haya puesto a punto jamás[18]”.

Y esto no ha acabado. Ya que, insaciables, los gigantes de la Red quieren ahora extender su dominio al conjunto de la humanidad, con el pretexto de la emancipación y la liberación. Paul Virilio, al evocar las catástrofes industriales, que son por definición contemporáneas a la era industrial, nos ha enseñado que, por ejemplo, la invención del ferrocarril conllevó simultáneamente la invención de los accidentes de tren. Con la Web pasa algo parecido. La catástrofe industrial de Internet es la vigilancia masiva, de la que solo escapan –consuelo de pobres– los que no tienen Internet; es decir, alrededor de la mitad de los habitantes del planeta.

Pero los gigantes de la Red –Google, Facebook y, concretamente, Microsoft– quieren acabar con esta injusticia: “Si conectamos a Internet a los cuatro mil millones de personas que no tienen acceso a la Red, tenemos la oportunidad histórica de educar al conjunto del mundo en las próximas décadas”, ha declarado, por ejemplo, el dueño de Facebook, Mark Zuckerberg[19].

El 26 de septiembre de 2015, Zuckerberg, Bill Gates, fundador de Microsoft, Jimmy Wales, fundador de Wikipedia y otros[20] insistieron ante la ONU, inscribiendo su posición en el marco de los objetivos de desarrollo sostenible fijados por las Naciones Unidas para erradicar la pobreza extrema hasta el año 2030[21]: “Internet pertenece a todo el mundo, por lo tanto debe ser accesible a todo el mundo[22]”. Aunque Facebook no había esperado para lanzar, en agosto de 2013, Internet.org, una aplicación para smartphones que permite a las poblaciones de los países pobres acceder gratuitamente a la red Facebook y a una selección de unos cuarenta sitios web, Wikipedia entre ellos[23].

Por su parte, Alphabet (Google) ha puesto a punto su propio proyecto de ampliar al mundo entero el acceso a Internet. Para proporcionar gratuitamente a los ‘condenados de la Tierra’ los beneficios de su motor de búsqueda, esta empresa global cuenta sobre todo con apoyarse en su programa Loon: globos de helio instalados en la estratosfera.

Sin dudar en absoluto de la intención de estos gigantes de la Red de mejorar el destino de la humanidad, podemos preguntarnos si no les motivan también consideraciones más comerciales, puesto que la principal riqueza de estas empresas ineludibles -casi en situación de monopolio planetario- es el número de conectados. Facebook o Google, por ejemplo, no venden nada a los internautas; venden sus miles de millones de usuarios a los anunciantes publicitarios. Es lógico, por lo tanto, que, a partir de ahora, quieran venderles todos los habitantes de la Tierra. Simultáneamente, cuando el mundo entero esté conectado, podrán transmitir a la NSA, en una doble operación, todos los datos personales de todos los habitantes de la Tierra … ¡Bienvenidos al Imperio de la vigilancia!

Notas

[1] Julian Assange afirma que las democracias se enfrentan, de hecho, a los “cuatro jinetes del Infocalipsis”: el terrorismo, la pornografía infantil, el blanqueo de dinero y las guerras contras la droga y el narcotráfico. Cada una de estas plagas, a las que evidentemente hay que combatir, sirve también de pretexto para reforzar permanentemente los sistemas de vigilancia global sobre las poblaciones. Cf.Julian Assange y Jacob Apppelbaum, Andy Müller-Maughn y Jérémie Zimmerman, Ménace sur nos libertés. Comment Internet nus espionne. Comment résister.

[2] Se trata esencialmente de informaciones que permiten identificarnos, ya sea directa o indirectamente. A saber: nombre y apellidos, foto, fecha y lugar de nacimiento, estado civil, dirección postal, número de de la seguridad social, número de teléfono, número de tarjeta bancaria, placa de la matrícula del vehículo, correo electrónico, cuentas de redes sociales, dirección IP del ordenador, grupo sanguíneo, huellas digitales, huella genética, elementos de identificación biométrica, etc.

[3] Katrina van den Heuvel y Stephen F. Cohen, “Entrevista con Edward Snowden”, Nueva York, The Nation, 28 de octubre de 2014. Le Monde diplomatique en español, octubre de 2015.

[4] Como se puede ver claramente en la película, de Stéphane Brizé, La Loi du marché, 2015.

[5] Cf. “La voiture, cette espionne”, Le Monde, 2 de octubre de 2015.

[6] Francis Ford Coppola, 1973.

[7] El caso Watergate fue un asunto de espionaje político con múltiples ramificaciones, que empezó con la detención, en 1972, de falsos ladrones que habían colocado micros en el interior del edifico Watergate, en Washington, en las oficinas del Partido Demócrata, y desembocó en la dimisión del presidente Nixon, a la sazón presidente de Estados Unidos, en 1974.

[8] Escándalo político bajo la presidencia de Georges Pompidou: en diciembre de 1973, en París, se descubrió en los locales del semanario satírico Le Canard enchaîné un sistema de escuchas que habían colocado una decena de agentes de la Dirección de la Vigilancia del Territorio (DST: siglas en francés), disfrazados de fontaneros.

[9] Aunque, en Francia, el artículo 226-1 del Código Penal impone una pena “de un año de prisión y 45.000 euros de multa por atentar voluntariamente, mediante cualquier procedimiento, contra la intimidad de la vida privada de otro: captando, grabando o transmitiendo, sin el consentimiento de su autor, palabras pronunciadas a título privado o confidencial; fijando, grabando o transmitiendo, sin su consentimiento, la imagen de una persona mientras se encuentra en un lugar privado”.

[10] Léase, por ejemplo, Charles Cohle, Je sais qui vous êtes. Le manuel d’espionnage sur Internet, Nantes, Institut Pandore, 2014.

[11] Incluso existen “comparadores de software de vigilancia” que la publicidad presenta de esta manera: “Un comparador claro y completo de los programas chivato para el móvil, que le permitirá elegir y poder tomar una decisión acertada y económica antes de comprar su aplicación de localización”. Cf. http://www.smartsupervisors.com/

[12] La cookie equivale a un pequeño archivo de texto almacenado en el terminal del internauta. Permite a los programadores de sitios de Internet conservar los datos del usuario con el fin de facilitar su navegación. Las cookies siempre han sido cuestionadas, ya que contienen información personal residual que potencialmente pueden ser utilizada por terceros. (Fuente: Wikipedia).

[13] http://digital-society-forum.orange.com/fr/

[14] Sobre WikiLeaks, léase La explosión del periodismo, Ignacio Ramonet, Clave Intelectual (Madrid) y Capital Intelectual (Buenos Aires), 2011., pp. 93-123.

[15] Cf. Infra, p. 138.

[16] Cf. “Entrevista exclusiva: vicealmirante Arnaud Coustillière, oficial general ‘ciberdefensa’ del estado mayor de los ejércitos”, Cyber Risques News, 7 de abril de 2015.

http://www.cyberisques.com/fr/motscles-11/433-entretien-exclusif-vice-admiral-arnaud-coustulliere-officier-general-cyberdefenseal-etat-major-des-armees

[17] Es interesante destacar que, si el 60% de los franceses percibe la existencia de ficheros de vigilancia como un “atentado a la vida privada”, el tramo de edad de los 18 a los 24 años, es decir, el de los principales usuarios de Internet, es el que se muestra más preocupado en este sentido: el 78% de ellos denuncia que “su vida privada está insuficientemente protegida en Internet”. Estudio realizado a instancias de la Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL), París, 2008.

[18] Jean Guisnel, en el prólogo a la edición francesa del libro de Reg Whitaker, Tous fliqués! La vie privée sous surveillance, Denoël, 2001, París, 2001.

[19] “To Unite the Earth, Connect It”, The New York Times, 26 de septiembre de 2015.

[20] El propietario de Virgin, Richard Branson, la fundadora del Huffington Post, Ariana Huffington, el cantante Bono, la actriz Charlize Theron, la cantante Shakira, el actor George Takei, etcétera.

[21] http://www.globalgoals.org

[22] AFP, 27 de septiembre de 2015.

[23] Aunque sobre el papel es elogiable, el proyecto se enfrenta a fuertes críticas, especialmente en la India. Estos son los reproches: con internet.org, Facebook perjudicaría la neutralidad de la Red al decidir por sí mismo los sitios web a los que se pueden conectar los internautas. Además, crearía una Red a dos velocidades, la de los ricos, capaces de acceder a toda ella, y la de los pobres, conectados únicamente a algunos servicios. Léase, por ejemplo, Le Monde, París, 29 de diciembre 2015.

(Introducción del libro El imperio de la vigilancia / Tomado de Cuba Periodistas)

Origen: Vivimos bajo el control de una especie de Imperio de la Vigilancia | Cubadebate

Yo no construí la bomba, sólo demostré que existía

Este artículo revela la extraña conexión entre el psicólogo Michal Kosinski, el Big Data, Cambridge Analytica, el Brexit y la victoria de Donald Trump. Publicado por la revista suiza Das Magazin, la investigación revela que la red social Facebook habría podido ser un arma secreta que benefició el voto favorable al Brexit en el Reino…

Origen: Yo no construí la bomba, sólo demostré que existía

Emiten nuevas regulaciones sobre ordenamiento del trabajo no estatal en Varadero ( PDF) #CubaEsNuestra

El Consejo de la Administración Provincial (CAP) en Matanzas, instrumenta el acuerdo número 8050 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, para ordenar el trabajo por cuenta propia en Varadero, donde ejercen esa función más de mil ciudadanos, con el propósito de mejorar la imagen de la Península de Hicacos, zona declarada de alto interés…

Origen: Emiten nuevas regulaciones sobre ordenamiento del trabajo no estatal en Varadero ( PDF)

Protegen en #Matanzas estatua con reproducción más fiel del rostro de Martí #TenemosMemoria #CubaEsNuestra.

La estatua que reproduce con mayor fidelidad en Cuba los rasgos faciales de José Martí, situada en el monumento dedicado al Apóstol, en la ciudad de Matanzas, cuenta ya con personal encargado de su protección, como medida para evitar actos de vandalismo.

Leonel Pérez Orozco, Conservador de la Ciudad de Matanzas, aseguró a la ACN que se estableció recientemente una rotación de guardia a fin de preservar la integridad del conjunto escultórico, situado en el Parque de La Libertad en el Centro Histórico, Monumento Nacional, de la urbe neoclásica de Cuba.

La pieza inaugurada en el año 1909 fue encargada al escultor italiano Salvatore Buemi por Ramón L. Miranda, médico y amigo de Martí, y consta de un pedestal de granito con dos estatuas: una representa a Cuba libre con las cadenas rotas y la otra, a mayor altura, reproduce la apariencia del Héroe Nacional cubano.

A decir de Pérez Orozco contratar personal para el cuidado del conjunto declarado Monumento Local, tarea encargada hoy a empleados de Servicios Comunales, era un viejo reclamo de la población ante vejaciones causadas con anterioridad, como el robo de elementos de bronce.

Los custodios cumplen su función especialmente en los horarios donde se concentra mayor cantidad de personas en el Parque de La Libertad para acceder al Wi-Fi, así impiden que los transeúntes dañen el conjunto, enfatizó Leonel.

A finales del año 2013 buena parte del monumento resultó severamente afectado por una limpieza con sustancias corrosivas efectuada por personal no calificado, y solo una minuciosa restauración consiguió devolverle su apariencia original, meses más tarde.

Más allá del deterioro de nuestro patrimonio, desde hace un tiempo no se produce en la ciudad un hecho significativo de maltrato a sus monumentos, en parte gracias al ambiente creado por las tareas del llamado Programa 325 para la rehabilitación de Matanzas, aseguró el experto.

Las viviendas patrimoniales son más vulnerables cuando sus habitantes deciden modificar fachadas o alterar otro elemento original, pero afortunadamente la Oficina del Conservador recibe a diario a personas que piden consulta antes de emprender acciones constructivas similares, comentó.

Suele ocurrir que los ciudadanos dañan el patrimonio edificado porque desconocen su valor, y así ocurrió con viviendas como las situadas en la calle Río y otras áreas del Centro Histórico local, aunque pese a todo Matanzas preserva admirablemente la originalidad de su trama urbana con los característicos edificios neoclásicos, apuntó Pérez Orozco. (Roberto Jesús Hernández Hernández/ACN)

Origen: Protegen en Matanzas estatua con reproducción más fiel del rostro de Martí | Girón