Varadero acogerá Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones.

Varadero acogerá Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones

Cuba acogerá por primera vez el Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones, CLT18, evento anual más importante para la discusión de políticas públicas de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en la región.

La cita reunirá a los principales actores del llamado Ecosistema Digital de América Latina y se desarrollará del 11 al 15 de junio en el Hotel Meliá Marina Varadero, en la provincia de Matanzas.

Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones

Durante un encuentro con la prensa Cecilia Valdés Milián, segunda jefa de la Dirección Comunicacional del Ministerio de Comunicaciones (Mincom), explicó que las temáticas estarán relacionadas con el desarrollo de la economía digital en los países miembros y las políticas públicas para impulsar la innovación y la competencia en la era de la convergencia.

Además, abundó, se vinculará con los nuevos mecanismos de inversión en infraestructuras de banda ancha y con la colaboración público-privada para lograr modelos sostenibles en la industria digital, entre otros.

Puntualizó que paralelamente se desarrollarán varios eventos, como el relacionado con la red académica que promueve el intercambio de mejores prácticas e ideas sobre las políticas TIC (CPR LATAM).

Todo eso permitirá, consideró Valdés Milián, que en medio de la compleja´situación que vive la región, Cuba se convierta en el escenario para la discusión más relevante sobre telecomunicaciones de América Latina.

Según la funcionaria del Mincom la organización de CLT18 está a cargo, de manera conjunta, de la Unión Internacional de Telecomunicaciones de Naciones Unidas (UIT), del Banco de Desarrollo de América Latina, de la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET) y de otras organizaciones globales del ecosistema móvil.

El Mincom y su Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (ETECSA) fungirán como anfitriones, mientras que Colombia, sede de la pasada edición,  será el país invitado, acotó. (ACN)

Anuncios

En Matanzas: De antenas ilegales y otras sombras informáticas.

antenas por dentro

Escondidas entre los recovecos de los techos de las viviendas y no tan alejadas de la vista pública, proliferan en Matanzas las antenas wifi. Se trata de un secreto a voces que deriva en una amplia red de ilegalidades, cuyas consecuencias van más allá de contar con la Internet.

Para algunos, estos artilugios representan la solución a una demanda a la cual el país no ha dado respuesta aún; para otros, una forma de enriquecimiento válida en estos tiempos donde la wifi y la Internet se vuelven cotidianas. Lo cierto es que en materia de antenas, hay demasiada tela por donde cortar.

VOCES ANÓNIMAS

En la actualidad, numerosos matanceros acuden a este servicio, a pesar de que no se pueda dar un dato preciso por su carácter ilícito.Sin embargo, en determinadas zonas proliferan de tal modo que todos están enterados, incluso los que no quieren implicarse en el fenómeno.

La explicación de tan amplia distribución radica en que para estas personas las antenas no solo resuelven, sino que ofrecen comodidad y hasta cierta privacidad.

“Un amigo me contó que así era mejor, porque no tenía que ir hasta una zona wifi, pasar trabajo oyendo lo que decía su familia, y a expensas de que todo el mundo escuchara lo que conversaban. De esa forma, desde la comodidad de la casa, podía hablar sin problemas”, cuenta un yumurino que insistió en mantener el anonimato, pues podía “meter a su amigo, y hasta a él mismo, en tremenda candela”.

Otra señora, tras muchas preguntas, comenta que Etecsa, a pesar de sus nuevos servicios, no cubre las expectativas, por lo que el negocio del vecino le oferta una vía para conectarse sin salir de su casa.

Criterios similares coinciden con lo expuesto y añaden como inconvenientes el precio nada módico, además de inmiscuirlos en un delito que, o no comprenden, o no son totalmente conscientes, pues pocos entienden con claridad el funcionamiento y  consecuencias de jugar con el espectro de frecuencias radioeléctricas.

ANTENAS, ¿ILEGALES?

Bajo el nombre de antenas ilegales, muchos matanceros identifican a una serie de dispositivos diferentes que  posibilitan una conexión a la Internet alternativa a la brindada por Etecsa. Sin embargo, el asunto va más allá.

“En realidad se trata de transistores capaces tanto de transmitir como de reproducir a través de diversos canales para crear redes inalámbricas ilegales. Entre estos dispositivos se incluyen varios medios inalámbricos de normas de comunicación wifi, tales como los Nanostation (conocidos como nanos), Ubiquiti, Bullet, Mikrotik y otros, los cuales no son homologados por el país, por lo que no se comercializan, no poseen permiso de importación, ni tampoco licencia para ser explotado por personas naturales”, explica Carlos Vázquez Zamora, representante de la Oficina Territorial de Control del Ministerio de las Comunicaciones.

Además, permiten extender el área de cobertura hasta varios kilómetros desde donde se encuentran las antenas de Etecsa, y creados pequeños puntos wifi ilegales, en detrimento de las primeras que ven superadas su capacidad.

Antena wifi casera 1_0.PNG

Según el especialista, las “antenas” utilizan para ello dos bandas del espectro radioeléctrico (2,4 y 5,7 Ghz) sin tener en cuenta la existencia de otras redes inalámbricas de este tipo autorizadas, violando no solo las regulaciones cubanas, sino también el Convenio Internacional de Telecomunicaciones del cual el país es signatario.

“No es un capricho de Cuba, sino una necesidad en todos los países, pues el espectro de frecuencias radioeléctricas constituye un recurso natural limitado, utilizado en el desarrollo de la economía, la defensa y la seguridad nacional, los cuales requieren suficientes bandas de frecuencias para garantizar la operación correcta de los medios radiotécnicos puestos a su disposición para la consecución de sus fines.

“Por dicho motivo se establece la regulación del uso de las frecuencias radioeléctricas, su compatibilidad y la fabricación e importación de los equipos de radiocomunicaciones, así como de otros dispositivos industriales, científicos, médicos, etc., que hacen uso del espectro con objetivos distintos a los de radiocomunicaciones”, continúa Vázquez Zamora.

DESDE LA LEY

En Cuba, el Decreto No 171/92 establece las contravenciones de las regulaciones establecidas para el uso del espectro radioeléctrico, las medidas que se deberán imponer a los contraventores, así como las autoridades facultadas para aplicarlas y resolver los recursos que se impongan.

Por la seriedad del tema, estas pueden ir desde multas hasta decomiso de todos los medios, además de otros cargos que se originen por las actividades ilícitas.

Asegura Vázquez Zamora, que “aunque se realiza mucho trabajo profiláctico a través de los medios, los inspectores del Mincom y las fuerzas del Minint, hoy en Matanzas se han expandido estos dispositivos, trayendo como consecuencias la interferencia en redes inalámbricas en áreas públicas wifi y privadas de centros estatales; el robo de cuentas Nauta a partir de la creación de redes wifi falsas, suplantando la red wifi-Etecsa; y generando la extensión de las áreas públicas como soporte para actividades económicas ilícitas”.

EN LAS ZONAS WI-FI

De estos elementos se desprende que entre los más afectados se encuentran quienes acuden a las zonas wifi de Etecsa.  Ellos no solo ven como una odisea conectarse, no digamos ya navegar en Internet, sino exponerse a ser objetos de varios ciberdelitos, tales como el robo de credenciales, saldo y hasta la cuenta en sí misma.

“Hay días en los que resulta prácticamente imposible conectarse, a pesar de que no haya mucha gente en el parque. No importa cuántas veces trate de acceder, se cae la conexión y tengo que empezar de nuevo”, relata, desde el parque de La Libertad, Reina Junco, usuaria habitual de la wifi.

“En ocasiones estoy navegando y la conexión se cae y en el proceso de empezar todo de nuevo no solo pierdo lo que esté haciendo, sino que también se gasta el saldo y no sé si es porque se quedó abierto o me están robando desde algún lado”,comenta a su lado Teresa Alfonso, mientras insiste en su propósito sin mucho éxito, a pesar de que otros le han asegurado que la conexión está buena.

Estas son solo experiencias que se sufren en algunas de las casi 40 zonas wifi disponibles en la provincia. La indolencia de algunos les pasa factura a quienes se empeñan en hacer las cosas bien y a quienes carecen de preparación para distinguir cuándo se vuelven objetos de un delito.

“Los cubanos somos nuevos en esto de la Internet y la wifi, y al conectarnos le damos siguiente a cuanto cartel nos salga, sin leer y sin saber de qué va y las consecuencias que esto pueda acarrear”, expone preocupado Elier Fundora, otro de los navegantes que asevera desconocer las normas para conectarse con seguridad.

Cada persona debe pensar si vale la pena arriesgar todo por evitarse el desplazamiento hasta la zona wifi más cercana. La Internet ha irrumpido como la octava maravilla, pero no deben perderse de vista los valores éticos morales, y esa preocupación por el prójimo que ha caracterizado a los cubanos.

Si bien hoy sigue faltando cultura de navegación que fortalezca las vías para cortarles el paso a los fraudulentos; y se trabaja por un mayor acceso a la red de redes, no existe excusa para justificar una actividad ilegal con la capacidad de influir tanto en la vida cotidiana.

(Tomado de Giron)